Tiroiditis autoinmune o Hashimoto

¿Qué hacer si tiene tiroiditis autoinmune (Hashimoto)?

Independientemente del tratamiento farmacológico que le proponga su médico, es recomendable actuar sobre el estilo de vida, uno de los mecanismos básicos responsables de la tiroiditis autoinmune.

Es bueno que sepa que todos los consejos que se le indican a continuación, han sido investigados en ensayos clínicos y publicados en revistas científicas de prestigio.

Debe priorizar incorporar diariamente los siguientes alimentos en su nutrición:

  • Aceite de oliva, remolacha roja, cebolla, lentejas, garbanzos, frijoles, soja, brócoli, col, coliflor, acelga, espinaca, nabo, lechuga, berenjena, pepino, calabacín, tomate, zanahoria, remolacha, puerro, pimiento y mungo.
  • Frutos secos: nueces, pistachos y almendras.
  • Frutas: fresas, frambuesas, moras, albaricoques, limón, arándanos, kiwi, naranja, pomelo,
  • Especias: cúrcuma, ajo, rúcula, mostaza, perejil, apio, bardana, laurel, cardamomo, cilantro, jengibre, clavo, orégano y romero.
  • Setas: maitake y shiitake.
  • Otros: cacao, té y vino tinto.
  • La dieta Mediterránea es muy aconsejable.
  • No tome gluten. Lo encontrará en muchos productos industriales hechos con trigo, cebada, centeno y espelta. Tome solo aquellos alimentos hechos con maíz. Minimice la carne. Hay serias dudas con la sal iodada, mejor no la tome.

Resumen

Existen más de 26.000 publicaciones científicas que hacen referencia a la tiroiditis auto inmune o Hashimoto, hasta el año 2015. La mayoría de ellas están relacionadas con metodologías, biología molecular y medicamentos, pero apenas existen unos pocos cientos sobre la nutrición y más concretamente sobre la nutrición epigenética – la capacidad que tienen algunos alimentos para modificar la metilación del ADN y la expresión de genes, esta modificación puede producir salud o enfermedad, tanto en usted como en sus descendientes -

Se han encontrado tres procesos o productos relacionados con la tiroiditis autoinmune: la nutrición epigenética, los probióticos y los contaminantes     ambientales.

La nutrición epigenética modifica la expresión de los genes de las células sin modificar el ADN. De ella depende el exceso  de crecimiento bacteriano intestinal, la permeabilidad   intestinal,   la   presencia   de bacterias patógenas en intestino que afectan al tiroides, la selección de alimentos no antigénicos –aquellos que no estimulan la producción de anticuerpos antitiroides- y los alimentos antioxidantes que impiden la producción de peroxinitrito derivado  del óxido nítrico.

Algunas toxinas bacterianas, virus, y alimentos parcialmente digeridos, todos ellos asociados al exceso de crecimiento bacteriano en el intestino y a la  permeabilidad intestinal, pueden penetrar en la sangre a través de la barrera intestinal y actuar como antígenos y, de esta forma, estimular la producción de auto-anticuerpos contra el tiroides produciendo la tiroiditis autoinmune. A este proceso, hay que sumarle el efecto negativo de peroxinitrito que se produce en ausencia de alimentos antoxidantes, los contaminantes ambientales, y la epigenética transgeneracional todavía poco conocida.

En el intestino existen más de 30.000 especies de bacterias y más de 300 gramos de ellas por persona. Algunas toxinas bacterianas, los virus y los alimentos parcialmente digeridos, son antígenos que pueden atravesar la barrera intestinal. Esta situación la produce la nutrición inadecuada. La mala nutrición puede incrementar el crecimiento bacteriano en el intestino y la permeabilidad intestinal. Cuando esto ocurre, las bacterias, virus, toxinas y los alimentos parcialmente digeridos, todos ellos antigénicos, pueden atravesar la barrera intestinal y penetrar en el torrente sanguíneo. Con estas condiciones, los linfocitos reconocen como extraños a esos antígenos circulantes en sangre y producen anticuerpos contra ellos. Debido a que existen homologías entre los antígenos circulantes con las membranas de las células del tiroides, algunos anticuerpos se unen a ellas dañando el tiroides. Al defender al cuerpo de una agresión, los linfocitos pueden producir un auto-daño (autoinmune) en otros órganos del cuerpo, entre ellos el tiroides.

 

Para inhibir la producción de auto-anticuerpos contra el tiroides solamente es necesario modificar los hábitos alimenticios.

La mejora de la calidad de vida en los pacientes con tiroiditis autoinmune engloba dos formas de actuación:

  1. Evitar aquello que continuamente produce la tiroiditis autoinmune.
  2. Corregir los efectos perjudiciales derivados de la tiroiditis autoinmune.

La nutrición

La dieta Mediterránea y la comida frugal, es la más aconsejable para disminuir el exceso de crecimiento bacteriano y la permeabilidad del intestino. Consumir poca  carne  y cuidado con el yodo de la sal yodada, puede producir hipotiroidismo.

Complementos alimenticios

Tomar probióticos y prebióticos. Cuidar la ingestión de selenio, regaliz (no la tome si es hipertenso), vitamina C, vitamina E, y el aminoácido glutamina.

Ajustar las hormonas sexuales

La ingesta de DHEA (dihidroepiandrosterona), mejor en forma de 7-keto-DHEA que no se transforma en estrógeno, y si es necesario pregnenolona en las dosis adecuadas. Equilibrar la relación de estrógenos y progesterona. Utilizar hormonas transdérmicas.

Revertir el daño de las mitocondrias

Ingerir coenzima Q10, pirroloquinolinquinona y shilatji.

Diminuir el cortisol

Ingerir lisina, arginina, fosfatidilserina, G. biloba y melatonina.

Disminuir la homocisteína

Ingerir el aminoácido tirosina, betaína de la remolacha roja, las vitaminas B6, B12, y fólico o folato.

Inhibir el peroxinitrito

Ingerir remolacha roja, aceite de Laurus nobilis, cebolla, gingeroles del jengibre, vitamina E natural en forma de gamma tocoferol, vainillina, cúrcuma, la vitamina nicotinamida, regaliz, cacao, té, aceite de oliva que contiene hidroxitirosol, vino tinto, selenio, ácido lipoico y melatonina.

Ingerir probióticos y prebióticos

Pero en las concentraciones adecuadas. Los probióticos son bacterias beneficiosas, los prebióticos son ingredientes, como los fructooligosacáridos, que favorecen el desarrollo de las bacterias beneficiosas en el intestino. Los yogures y los quesos no tienen las concentraciones necesarias de probióticos. Mientras no se comercialicen alimentos con la suficiente concentración es conveniente ingerirlos en cápsulas.

Cuidado con los alimentos con gluten

No importa que no tenga intolerancia al gluten, evite todos los alimentos hechos con gluten esto es, trigo, cebada, centeno y espelta. El gluten es uno de los responsables de la producción de auto-anticuerpos contra el tiroides.

Inhibir la bacteria Helicobacter pylori

Es una de las bacterias responsables del Hashimoto. Se puede inhibir el Helicobacter pylori ingiriendo aceite de oliva, ajo, arándano, cúrcuma, brócoli, arándanos, los extractos de regaliz y cúrcuma, las vitaminas C y E, hierro, lactoferrina, lipoico y N- acetil-cisteína.

Evitar los contaminantes rutinarios

Los contaminantes rutinarios se encuentran en bajas dosis en el agua, el aire, y en los alimentos del mundo industrializado, como los nitratos y nitritos en el agua de bebida que proceden de cultivos agrícolas o acuícolas intensivos. Mejor comer los pescados pequeños procedentes de la pesca. Evitar los tomates que contienen residuos agroquímicos debido al cultivo inexperto así como los anticonceptivos orales, todos ellos pueden alterar el funcionamiento del tiroides. Evitar los ambientes contaminados.

En realidad, solamente es necesario sustituir el estilo de vida rutinario por otro mejor.

 

¿Cuál es el orden de importancia de cada una de las actuaciones?

En la tabla se muestra el resultado de los aspectos más relevantes que debe tener en cuenta en la tiroiditis de Hashimoto. Se ha utilizado un algoritmo de comparación por pares que permite estimar el porcentaje de importancia relativo de cada una de las actuaciones para revertir total o parcialmente la tiroiditis auto-inmune.

Los alimentos, las bacterias, los virus, los productos químicos, el exceso de crecimiento bacteriano en el intestino, la permeabilidad intestinal y los contaminantes, son los principales responsables de la enfermedad autoinmune del tiroides (Hashimoto).

En el Hashimoto  o tiroiditis tiroiditis auto- inmune, la TSH está elevada, T3  y  T4 normales o bajas, y están elevados los niveles de anticuerpos antitiroideos (anti-TPO o anti- tiroperoxidasa; anti-TG o anti-tiroglobulina) que son los responsables de la autodestrucción de la tiroides. En el hipotiroidismo  subclínico la TSH es mayor de 5 mUI/L y menor de 10 mUI/L.

 

Recordatorio

La tiroiditis auto-inmune es una enfermedad auto-inmune  producida  por  los anticuerpos de los linfocitos para defender al cuerpo de los agentes extraños -también denominados antígenos, como son las toxinas bacterianas, los virus y los alimentos parcialmente digeridos- que también atacan a tejidos concretos propios. Puesto que algunos de esos agentes comparten homologías –mismas estructuras moleculares- que el tiroides, algunos de esos anticuerpos se dirigen (atacan) contra el tiroides produciendo la enfermedad auto-inmune del tiroides.

Este mecanismo está estrechamente correlacionado con el sobrecrecimiento bacteriano en el intestino y la permeabilidad intestinal. A mayores, la contaminación ambiental, la producción de peroxinitrito por carencia de antioxidantes, e incluso la epigenética transgeneracional aún no investigada, completa el mapa de la tiroiditis-autoinmune.

Conceptos básicos

El antígeno es una molécula que induce a las células linfocitos a producir anticuerpo. Los anticuerpos se unen al antígeno como una llave a una cerradura. Los antígenos homólogos son moléculas similares entre sí que tienen el mismo origen evolutivo. Las células del tiroides tienen antígenos homólogos con determinadas bacterias, virus y alimentos. Ellos son los responsables de que los anticuerpos ataquen a las células del tiroides.

Linfocitos: células del cuerpo que producen anticuerpos y son los responsables de la defensa inmunológica.

Los anticuerpos también se denominan inmunoglobulinas.

Los anticuerpos son proteínas producidas por los linfocitos para defender al cuerpo de agentes extraños (antígenos) como bacterias, virus, parásitos y algunos alimentos como por ejemplo la gliadina del gluten del trigo.

La enfermedad auto-inmune del tiroides también se denomina tiroiditis auto-inmune o Hashimoto.

Los síntomas principales del Hashimoto son: cansancio, frío, aumento de peso y disminución del deseo sexual.

 

Es necesario ingerir levotiroxina cuando se padece Hashimoto, aunque no mejora la función cognitiva, ni el bienestar (1), y tampoco resuelve el problema de fondo.

Para recuperar el funcionamiento parcial o total del tiroides, es necesario recurrir a la nutrición epigenética, a los complementos alimenticios, y a los probióticos.

 

Los niveles de hormonas tiroideas han quedado desactualizados

Ahora se sabe que las hormonas tiroideas, en concreto los niveles de TSH han quedado desactualizados y están asociados a problemas de salud (2,3).

  • TSH superior a 2,0: aumento del riesgo de hipotiroidismo en 20 años y riesgo de enfermedad autoinmune de la tiroides (Hashimoto).
  • TSH entre 2,0 y 4,0: riesgo de hipercolesterolemia.
  • TSH mayor que 4,0: riesgo de enfermedades del corazón.

Se aceptaba un rango de referencia para TSH entre 0,45 y 4,5 mu IU/mL para la función tiroidea normal. Sin embargo, una lectura de TSH de más de 2,0 puede indicar niveles de hormona tiroidea por debajo de lo óptimo (3,4).

Cuando lea su análisis de sangre, la TSH debe ser igual o menor de 2.

Algunos alimentos alteran la función del tiroides

Los alimentos influyen sobre el tiroides y pueden ser beneficiosos, indiferentes o perjudiciales. Los perjudiciales no solo producen hipotiroidismo sino también cáncer. Por ejemplo: los alimentos ricos en yodo como el pescado y el marisco pueden proporcionar un papel protector en las poblaciones con insuficiente ingesta de yodo al día, pero su exceso es perjudicial. El vino tiene un efecto protector. Otros   productos como los  lácteos no influyen. Por el contrario, el consumo elevado de carne de ternera, pollo, cerdo y aves, así como el nitrato y nitrito procedente de alimentos, tiene una asociación positiva con el riesgo de cáncer de tiroides (5).

 

El nitrato y el nitrito alteran la función del tiroides

El nitato y el nitrito provienen de la agricultura y se encuentran en algunos alimentos naturales y en otros procesados industrialmente. Algunas aguas utilizadas para beber o cocinar, también tienen nitrato (6). El nitrato procedente del agua utilizada para beber y cocinar, y de los alimentos (6), inhibe la captación de yodo por la tiroides, lo que puede alterar la función tiroidea (7).

 

El sobrecrecimiento bacteriano del intestino incrementa los auto-anticuerpos contra el tiroides

Los alimentos y el intestino componen el dúo responsable de la energía del cuerpo y mayoritariamente de la salud. En el intestino conviven más de 30.000 especies de bacterias y desde 300 gramos hasta alrededor de 2 kilogramos de bacterias. Tenemos más bacterias en el cuerpo que células, incluso las mitocondrias, las máquinas de energía celulares, son bacterias adaptadas durante la evolución. Vivimos con las bacterias y ellas nos ayudan tanto en la salud como en la enfermedad, y todo ello depende de la nutrición.

En los individuos sanos la motilidad gastro intestinal normal impide el crecimiento excesivo de bacterias en el intestino delgado (8), por eso una pequeña alteración en la motilidad intestinal constituye uno de los factores de riesgo para el desarrollo del sobrecrecimiento bacteriano en el intestino (9-10).

Una de las características del hipotiroidismo su capacidad para reducir la actividad motora esofágica y gástrica (12,13) y entonces, se puede producir un proceso de retroalimentación. El tiroides funciona deficientemente debido a una  nutrición inadecuada que altera la motilidad intestinal produciendo sobrecrecimiento bacteriano que a su vez, actúa negativamente sobre el tiroides. Un círculo vicioso.

El sobrecrecimiento bacteriano intestinal produce hinchazón del intestino y problemas intestinales (14), y está presente en más de la mitad de los pacientes con hipotiroidismo (15,16).

El sobrecrecimiento bacteriano del intestino incrementa la probabilidad de inflamación generalizada, los problemas gástricos, la permeabilidad intestinal, el hipotiroidismo y la tiroiditis auto-inmune (Hashimoto).

El Hashimoto también está asociado con el trastorno de la motilidad intestinal que se presenta como disfagia o ardor de estómago (17), probablemente debido a la producción de auto-anticuerpos responsables del proceso auto-inmune contra el tiroides (18) cuyo mecanismo está relacionado con la homología de antígenos.

 

La permeabilidad intestinal incrementa los auto-anticuerpos contra el tiroides

La permeabilidad intestinal se encuentra en muchas situaciones clínicas graves y en los trastornos comunes, tales como el síndrome del intestino irritable. En estas condiciones, las bacterias y moléculas demasiado grandes, que normalmente son incapaces de cruzar la barrera del epitelio intestinal, pueden entrar en el circuito sanguíneo y producir enfermedad (19,20). Dentro de la sangre, estas moléculas actúan como antígenos (21) e inducen a los linfocitos a producir anticuerpos contra ellos. Cuando algunas de ellas tienen homologías con el tiroides –moléculas semejantes- los anticuerpos atacan también al tiroides, incluso a otros órganos (23) como ya se ha comentado. También pueden producir inflamación crónica (21) y alergia alimentaria (22). Los factores que influyen en la permeabilidad intestinal y en la obesidad son: la flora bacteriana, el patrón de una dieta alta en fructosa –el azúcar de la fruta-, la dieta alta en grasa, y las deficiencias nutricionales.

 

 

La ingesta elevada de grasas es responsable de muchas enfermedades (24). Puede modificar la permeabilidad del intestino y facilitar su entrada de antígenos en la sangre produciendo inflamación  subclínica y resistencia a la insulina (25,26).

Un abdomen hinchado es un síntoma de mayor permeabilidad intestinal. Es un indicador del principio del fin.

Un ejemplo representativo es la enfermedad de Crohn. En ella se produce un incremento de la permeabilidad intestinal y anticuerpos contra los alimentos (27). El responsable es el gluten, la proteína que se encuentra en los derivados de trigo, espelta, kamut, cebada, avena, pan (de trigo), pasta, galletas, bollos de pan, pastelitos, cerveza, salsas, alimentos fritos y comida basura. Unos pocos de ellos pueden no contener gluten, pero es necesario leer las etiquetas para comprobarlo. El maíz, arroz, mijo, quinoa, soja y la tapioca no contienen gluten.

El problema reside en la incapacidad del intestino en digerir eficazmente el gluten, produciendo péptidos inmunogénicos (28) capaces de activar la producción de anticuerpos e incrementar la permeabilidad intestinal (29). En los niños esa permeabilidad intestinal produce enfermedades gastrointestinales (30) y se encuentra en alrededor de un tercio de los niños alérgicos asintomáticos con los alimentos, asociándose con estatura más corta (31).

Es importante escuchar el funcionamiento del sistema digestivo. Cuando una comida produce una mala digestión o el vientre se hincha, es señal de que el intestino no digiere bien determinados alimentos o sus mezclas.

 

La homología de antígenos es el mecanismo responsable de la producción de auto- anticuerpos contra el tiroides

Las homologías de antígenos entre el tiroides y las bacterias (como Streptococcus) y virus (como el herpes) pueden desencadenar las enfermedades autoinmunes del tiroides (32). Este efecto se observa en los pacientes con shock meningocócico. Algunos de los anticuerpos producidos por el sistema inmune contra los meningococos atacan al tiroides y disminuye la producción de hormonas tiroideas (33). El mismo efecto se observa con una infección persistente subclínica de la bacteria Yersinia enterocolitica, probablemente por reacciones cruzadas debido a las homologías de antígenos (34). No solo las bacterias inhiben la función tiroidea, las dosis elevadas de endotoxinas bacterianas como la de Escherichia coli también inhibe la función tiroidea (35), incluso los lipopolisacáridos bacterianos (36,37).

Las bacterias pueden inducir a los linfocitos para que produzcan anticuerpos antitiroideos dañando el tiroides y produciendo la tiroiditis autoinmune (Hashimoto).

Las homologías entre las bacterias y el tiroides producen otro problema ya que pueden conducir a resultados falsos positivos y a un diagnóstico incorrecto de la función tiroidea. Estas homologías se observan en las bacterias Bifidobacterium bifidum, Bifidobacterium adolescentis, Bifidobacterium longum y Lactobacillus plantarum (38).

Tomados en conjunto las homologías entre algunos marcadores del tiroides (Tg, TPO, TSH-R) y las bacterias refuerzan la opinión de que tanto las infecciones bacterianas como las virales desencadenan la enfermedad auto-inmune del tiroides (84).

 

Los virus también están implicados en la tiroiditis auto-inmune

Además de las bacterias algunos virus como el virus de la hepatitis C y el papovavirus, están implicados en la tiroiditis de Hashimoto (39) aunque, a pesar de la evidencia circunstancial, algunos autores opinan que no está claro si la infección viral es el verdadero responsable (40).

 

La bacteria Helicobacter pylori está estrechamente relacionada con la producción de auto-anticuerpos contra el tiroides

Un caso especial en la enfermedad auto-inmune del tiroides es la correlación con la bacteria Helicobacter pylori. Esta bacteria es responsable de úlcera péptica, gastritis crónica, y cáncer gástrico. Produce anticuerpos anti-células parietales y anticuerpos anti-factor intrínseco dificultando la absorción de vitamina B12 (41). Helicobacter pylori incrementa la absorción de alimentos antigénicos a través de la mucosa gástrica. Este fenómeno produce inflamación gástrica (42). Probablemente por este mecanismo la infección por Helicobacter pylori se asocia enfermedades tiroideas autoinmunes (43,44). Este efecto también se observa en le enfermedad de Graves, estrechamente relacionada con el Hashimoto (45).

Las bacterias, los virus, determinados alimentos que producen permeabilidad intestinal, y el peroxinitrito, son los responsables de la enfermedad autoinmune del tiroides.

El peligroso peroxinitrito juega un papel importante en la tiroiditis autoinmune

El impacto del peligroso peroxinitrito derivado del beneficioso óxido nítrico en la tiroiditis es tan relevante que merece una corta visión de su actuación sobre un amplio espectro de enfermedades.

El óxido nítrico regula la elasticidad de las arterias, pero puede transformarse a peroxinitrito si no reacciona rápidamente con un antioxidante. En caso contrario forma peroxinitrito que es tóxico en pocos minutos. En realidad, el óxido nítrico está presente en prácticamente todos los principales procesos patológicos que afectan a los seres humanos y aunque es imprescindible para vivir no es el responsable directo de la patogenidad sino su capacidad de reacción con moléculas oxidantes para producir peroxinitrito.

El óxido nítrico se elimina rápidamente por las enzimas superóxido dismutasa (SOD) y por la rápida difusión a través de los tejidos en las células rojas de la sangre (46,47), donde se convierte rápidamente a nitrato. Produce daño oxitativo y disfunción mitocondrial (48), reacciona con proteínas a través de los aminoácidos cisteína, metionina, triptófano, histidina y tirosina (49,51,52) nitrando las proteínas y alterando sus funciones (68). Produce peroxidación lipídica en las membranas (56), oxida el LDL (54,50), daña el ADN (55,56), daña las mitocondrias (48), produce necrosis (57) y puede afectar negativamente a la respuesta inmune (58). Está presente en la artritis crónica (59), en enfermedades cerebrovasculares (60), Parkinson (61), Alzheimer (62), esclerosis lateral amiotrófica (63), diabetes (64), muerte celular (65), afecta a los espermatozoides (66) y es uno de los responsables de la diabetes (67).

El incremento de óxido nítrico y la expresión de las enzimas óxido nítrico sintasa, juega un papel importante en la tiroiditis autoinmune (69-71). De hecho, el control de la formación de peroxinitrito podría ser una poderosa herramienta terapéutica de futuro (73,74).

El control de la producción de peroxinitrito por la nutrición, es uno de los principales factores que mantienen un tiroides saludable.

 

Equilibrar la relación de estrógenos a progesterona

La progesterona y los estrógenos confieren una amplia gama de beneficios para la salud, pero ambos deben estar equilibrados. El estrógeno (estrógenos) debe de tener unos niveles máximos y mínimos ya que el desequilibrio progesterona – estrógeno  puede interferir con la función tiroidea.

La palabra estrógeno –los estrógenos son muchos- tiene mala reputación debido a la capacidad de algunos de ellos para promover el crecimiento de algunos tipos de cáncer. Aunque parezca paradójico, los estrógenos son imprescindibles para el cerebro, pulmón, huesos y corazón.

Las mujeres entre las edades de 30 y 50 años que tienen baja concentración de progesterona y predomina el estrógeno les puede producir hipotiroidismo autoinmune o enfermedad de Hashimoto.

El estrógeno y la hormona tiroidea tienen efectos opuestos: el estrógeno hace que las kilocalorías se conviertan en grasa y la hormona tiroidea convierte las kilocalorías de la grasa en energía. Cuando la progesterona es baja y el estrógeno es dominante (incluso cuando los niveles sanguíneos de TSH son normales) y si están presentes los síntomas del hipotiroidismo, los niveles elevados de estrógeno podrían ser la causa (254,255) de ese hipotiroidismo. Los niveles elevados de estrógeno afectan al tiroides (253,254).

Durante la menopausia, la producción de progesterona tiende a disminuir más rápidamente que los estrógenos. Si la relación progesterona / estrógenos está desequilibrada favoreciendo el exceso de estrógenos, además de un mayor riesgo para el tiroides, una mujer puede llegar a ser susceptibles a un mayor riesgo de enfermedad fibroquística de mama y a otros problemas de salud (256,257).

Existe un riesgo tres veces mayor de tiroiditis autoinmune o anticuerpos antitiroideos (Hashimoto) en pacientes con ovario poliquístico, en parte correlacionado con un incremento de la relación estrógenos – progesterona (258).

Los factores que contribuyen a la dominación del estrógeno frente a la progesterona además de la nutrición incluyen: la exposición a los productos químicos que imitan al estrógeno que se encuentran en herbicidas, pesticidas, productos petroquímicos (por ejemplo, el BPA, bisfenol A) y los PCB (bifenilos policlorados de) que se utilizan en algunos cosméticos, el pegamento, el plástico y la obesidad (259).

 

Los contaminantes de los alimentos, agua y aire, alteran la función tiroidea

En general, la población humana en el mundo industrializado está expuesta a mezclas complejas de contaminantes persistentes que contaminan los alimentos, el agua y el aire. Las dosis bajas de contaminantes que actúan persistentemente en el tiempo, pueden alterar el tiroides (75). Algunos de los ejemplos son significativos:

  • El consumo continuado de tomate puede ser factor de riesgo debido al uso inexperto de agroquímicos por parte de los agricultores (76).
  • El pescado que se cultiva cerca de los cultivos extensivos de agricultura es la fuente más importante de contaminantes tóxicos (PCB y plaguicidas) que se traduce en considerables efectos adversos para la salud (77).
  • Existe  una  relación   inversa  entre  la  ingestión  de  mercurio  presente  en determinados alimentos (pescados de mar) y las hormonas tiroideas de tal forma que, cuanto mayor es la concentración de mercurio, menor es la concentración de hormonas tiroideas (78).
  • Los anticonceptivos orales también se pueden incluir en el grupo de contaminantes. Pueden aumentar los niveles de proteína portadora del tiroides y disminuir la cantidad de hormona tiroidea libre disponible (79).

 

La epigenética explica algunos mecanismos de la tiroiditis auto-inmune

La epigenética estudia los factores no genéticos –mismo DNA pero diferente expresión de los genes- que intervienen en el desarrollo de un organismo. La epigenética explica casi todos los procesos de la salud y la enfermedad. En el caso de la inflamación intestinal relacionada estrechamente con la tiroiditis autoinmune, la epigenética es la responsable de la inflamación intestinal, que se produce por alteraciones de metilación del ADN, modificación de las histonas y el ARN no codificante (80-83).

 

Es posible revertir la tiroiditis auto-inmune con la nutrición epigenética, los complementos alimenticios y los probióticos

Es posible revertir la tiroiditis auto-inmune si no total, al menos parcialmente con la nutrición epigenética que incluye también a los complementos alimenticios. Para ello es necesario revertir la inactividad de las mitocondrias, disminuir el estrés y la homocisteína, ajustar las hormonas sexuales, equilibrar los estrógenos con las hormonas sexuales, disminuir la obesidad, tomar vitaminas, minerales, melatonina y modificar la nutrición.

 

La nutrición epigenética puede revertir o minimizar la tiroiditis auto-inmune (Hashimoto)

La nutrición epigenética, no la dieta (la dieta es la cantidad de alimento que ingiere un organismo sin importar si cubre sus necesidades nutritivas), es el único factor conocido que puede contrarrestar los cambios epigenéticos asociados con la longevidad y la salud. En el futuro, una mejor comprensión de las interacciones de nutrientes con el epigenoma tendrá importantes implicaciones para la mejora de la salud a través de la nutrición (261). El control de la metilación del ADN y las histonas podrá conducir al desarrollo de nuevas tratamientos epigenéticos (262) más potentes y con menos efectos colaterales.

 

El gluten está relacionado con la tiroiditis auto-inmune

La primera actuación en la nutrición es retirar el gluten de las comidas diarias. El gluten es un conjunto de proteínas del trigo compuesto por gliadina y glutenina. Constituye el 80% de la proteína del trigo y es la responsable de proporcionar elasticidad a la masa del pan. En realidad, el gluten es una fuente de problemas para la salud.

La ingestión de gluten se correlaciona con la permeabilidad intestinal (29) y con la facilidad de producción de auto-anticuerpos por el sistema inmune. Este efecto puede producir Hashimoto además de otras enfermedades auto-inmunes. El gluten debilita las vellosidades del intestino y dificulta la absorción de nutrientes produciendo dolencias crónicas (91) problemas gastrointestinales y contribuir al síndrome del intestino irritable (98-100) que pueden prevenirse eliminándolo de la dieta (92-95).

El gluten afecta negativamente a la salud en toda la población humana en mayor o menor proporción, y más negativamente a los enfermos celíacos.

La enfermedad celíaca se asocia con la enfermedad del tiroides. Este resultado se ha obtenido de un gran ensayo clínico con 68.068 individuos de los cuales 14.021  eran celíacos (85). Existe una mayor frecuencia de hipotiroidismo y anticuerpos antitiroides (Hashimoto) en los pacientes con enfermedad celíaca por eso, no ingerir productos con gluten puede normalizar el hipotiroidismo subclínico (86). El 11% de los pacientes celíacos tienen anticuerpos antitiroides que tienden a desaparecer con una dieta sin gluten (87). La enfermedad celíaca y la tiroiditis autoinmune se producen con más frecuencia en niños y adolescentes con diabetes tipo 1 (88,89). En definitiva, la tiroiditis autoimmune está fuertemente relacionada con la enfermedad celíaca (97).

A lo largo de la evolución la expresión de genes humanos no ha sido preparada para digerir adecuadamente el gluten ya que el trigo apareció en los últimos miles de años y la expresión de genes no puede cambiar tan rápido en una población.

El efecto negativo del gluten sobre la salud es tan importante que incluso se detectan anticuerpos contra el gluten en los pacientes con esclerosis múltiple (90,96), y la esclerosis múltiple y el Hashimoto son enfermedades autoinmunes.

Es mejor no ingerir gluten, aunque no parezca la enfermedad celíaca.

Comer o no comer soja

Considere tomar fitoestrógenos. Mucha gente escucha la palabra fitoestrógeno (estrógeno vegetal) y presupone que promueve el cáncer. Pero es todo lo contrario, la mayoría de los fitoestrógenos no son estrogénicos, de hecho, beber leche de soja reduce los niveles de estradiol en un 20-27% en cuestión de semanas (101,102).

Anécdota sobre la soja: ¿recuerda haber escuchado “si tiene cáncer de mama, ¡No tome soja!”? Esta afirmación, es cierta y no es cierta. Existe mucha controversia a favor y en contra (103-108). Probablemente dependa de la cantidad de ingesta de uno de los fitoestrógenos, la genisteína de la soja. Esto no quiere decir que otros fitoestrógenos no sean saludables.

Cuando se analizan poblaciones de mujeres en las diferentes partes del mundo, nos encontramos con la siguiente sorpresa: las mujeres japonesas tienen altos niveles de fitoestrógenos y bajos niveles de cáncer de mama (109,110), pero cuando adoptan un estilo de vida occidental, el riesgo de cáncer aumenta (111,112).

La segunda sorpresa se produce con las mujeres mexicanas. Tienen tasas muy bajas de cáncer de mama (7,1 por 100.000 frente al estándar occidental de 32,7). Las mujeres mexicanas obtienen sus fitoestrógenos como el kaempferol, quercetina y enterolactona, de la cebolla, la lechuga, la espinaca y las manzanas.

Los fitoestrógenos procedentes lignanos de semilla de lino, o calabaza, cebolla, lechuga, espinaca, etc, protegen y reducen la metástasis del cáncer de mama (113,116). Las mujeres que consumen cantidad mayores de verduras y legumbres como las lentejas y fibra, reducen el riesgo de riesgo de cáncer de mama en un 50% (117). Comparativamente, los consumidores de carne tienen un 50% más de los estrógenos peligrosos estradiol y estrona en su sangre que los vegetarianos (118).

Existe una asociación entre los alimentos infantiles formulados con soja y la enfermedad autoinmune del tiroides (Hashimoto) (250,251). En adultos, es conveniente no ingerir soja con levotiroxina, ya que decrece la absorción de levotiroxina y se necesitan mayores dosis para producir el efecto terapéutico (252).

Usted decide.

 

Algunos alimentos  y  complementos  alimenticios  actúan contra  la  bacteria Helicobacter pylori.

La bacteria Helicobacter pylori está estrechamente relacionada con la tiroiditis auto-inmune. Es necesario anular su patogenicidad para que no afecte al tiroides.

Existen alimentos con la capacidad de inhibir o erradicar el Helicobacter pylori por diferentes mecanismos, solo es necesario ingerirlos con continuidad y en la concentración adecuada. Los más relevantes son:

  • El  ajo:  la  alicina  del  ajo  parece  ser  agente  potencialmente  eficaz  para  la erradicación de la bacteria Helicobacter pylori (119).
  • El arándano: inhibe el crecimiento en 6 de 27 cepas de Helicobacter pylori, y suprime la secreción de la interleuquina inflamatoria IL-8 de todas ellas reduciendo la inflamación del intestino (120), incluso potencia la tasa de erradicación del Helicobacter pylori en los tratamientos con antibióticos (121).
  • La  especia  cúrcuma: puede  consideradarse  un  candidato  quimiopreventivo contra la carcinogénesis gástrica debida a Helicobacter pylori (122).
  • El brócoli: reduce la colonización de Helicobacter pylori (123).
  • El aceite de oliva: puede ser un agente quimiopreventivo para la úlcera péptica o cáncer gástrico producida por Helicobacter pylori (124).
  • El extracto de raíz de regaliz (Glycyrrhiza glabra): es eficaz en el tratamiento de
  • Helicobacter pylori (125).
  • La adición de vitaminas C y E: a la triple terapia estándar del tratamiento con antibióticos aumenta la tasa de erradicación de Helicobacter pylori (126,127).
  • La  suplementación  con  lactoferrina:  incrementa  la  tasa  de  erradicación  de
  • Helicobacter pylori (128).
  • El ácido lipoico: inhibe el Helicobacter pylori (129).
  • La vitamina B12 erradica Helicobacter pylori en los ancianos con deficiencia de cobalamina y además disminuye los niveles sanguíneos de homocisteína (130).
  • La  N-acetilcisteína  tiene  capacidad  anti  quorum  sensing  e  inhibe  el  biofilm producido por el Helicobacter pylori que le protege del sistema inmune (131).

Para erradicar el Helicobacter pylori ingerir 800 mg/día de la especia cúrcuma, 150 mg/día de regaliz, de 1 – 2 gramos/día de vitamina C, 400 mg/día de vitamina E natural, 300 mg/día de ácido lipoico, 600 mg/día de N-acetilcisteína. Y una cucharada de aceite de oliva diaria, un diente de ajo, de 6 a 12 arándanos o más, todos ellos diarios. El brócoli de una a dos veces a la semana.

 

Los complementos alimenticios revierten la tiroiditis auto-inmune

Los otros complementos alimenticios que debe tener en consideración son los siguientes:

La melatonina desempeña un papel importante en el comportamiento del estrógeno (133- 135).

La dosis común de melatonina es de 1 a 3 mg antes de dormir, pero pueden utilizarse dosis de 3 a 50 mg. Además es anticáncer de mama.

El DHEA tiene efecto saludable en las personas con hipotiroidismo y Hashimoto. Puede considerar tomar 7-keto-DHEA que es termogénico y no deriva a estrógeno ni testosterona (136).

La dosis común de DHEA es de 25 – 75 mg/día. Debe controlarla con un análisis de sangre para alcanzar el rango de referencia de 0.42 – 2.9  ug/mL, o el rango óptimo de 2.8– 5.0 ug/mL.

La granada, probablemente debería de ser la fruta del paraíso por sus enormes propiedades saludables. La granada se puede tomar desde octubre a febrero, depende del país. Cuando no hay granada disponible, se puede sustituir por el aceite de granada o el extracto de la piel de la granada, que modula los estrógenos (137,138) y regula el metabolismo del tiroides (139).

De una a tres granadas diarias o 500 mg/día de extracto de granada.

Los niveles bajos de vitamina D en sangre, se correlaciona con la tiroiditis de Hashimoto, el volumen del tiroides y los niveles de anticuerpos (140,141), y su deficiencia es más común entre las personas con cáncer de tiroides (142). El tratamiento con vitamina D3 puede mejorar los parámetros metabólicos en los pacientes con Hashimoto aun cuando no parezca que influya en los niveles de autoanticuerpos (143).

La ingestión diaria saludable de vitamina D para el tiroides es de 5.000 – 10.000 UI. El nivel óptimo en sangre es de 50 ng/mL.

La permeabilidad intestinal permite la entrada en sangre de bacterias y moléculas antigénicas procedentes de los alimentos. La permeabilidad puede disminuirse con la ingestión de glutamina o curcumina, por su capacidad de inhibir la inflamación y el estrés oxidativo (132).

 

Cuidado con el Yodo. Poco es perjudicial y mucho también

El yodo es imprescindible para el tiroides, pero debe manejarse con cuidado ya que las dietas con elevadas o bajas concentraciones de yodo están asociadas con el hipotiroidismo (145,146). La ingesta actualmente recomendada de yodo se asocia con más hipotiroidismo (147) incluso aunque se utilice cuidadosamente ingiriendo sal iodada (148). El mismo resultado que en adultos se ha observado en bebés. La ingesta excesiva de yodo en los niños prematuros, procedente de la leche materna, contribuye al hipotiroidismo subclínico (149,150).

La ingesta de yodo superior a la adecuada, no solo incrementa el hipotiroidismo sino también la autoinmunidad tiroidea (Hashimoto) (151-153). Los pacientes con hipotiroidismo debido a la tiroiditis de Hashimoto, pueden recuperar el estado eutiroideao con una restricción de yodo (154).

Considerar no tomar sal iodada. La dosis recomendable de iodo para el tiroides es de  0.15 mg/día.

 

El selenio es imprescindible. Mejor en tres formas bioquímicas

El selenio es el otro mineral que afecta a la función tiroidea. El tiroides contiene más de selenio en peso que cualquier otro órgano (155). El selenio se correlacionada con el estradiol y la progesterona que contribuyen a la estimulación del tiroides y a la regulación de la tiroxina libre en los pacientes con tiroiditis de Hashimoto (156) además, disminuyen los anticuerpos que afectan al tiroides (157,158).

La deficiencia de selenio también es común en la enfermedad celíaca (159), indirectamente relacionada con el tiroides.

El selenio funciona para el tiroides mejor ingiriéndolo en tres formas químicas: metil selenio cisteína, seleniometionina y selenito sódico. La dosis recomendable  de  la mezcla de los tres es de 0.2 mg/día.

 

Revertir el funcionamiento de las mitocondrias con Q10, PQQ y shilatji

El hipotiroidismo y el Hashimoto afectan a las mitocondrias (160,161), las centrales energéticas de las células.

La coenzima Q10 retrasa e incluso revierte el proceso natural de envejecimiento (163), y se encuentra en baja concentración en el hipertiroidismo (162). La Q10 parece funcionar a través de un conjunto de mecanismos epigenéticos antienvejecimiento, que protegen de enfermedades relacionadas con las mitocondrias (164-166).

La deficiencia de pirroloquinolinquinona (PQQ) afecta negativamente a la expresión de 438 genes, pero cuando se ingiere, activa los genes que inducen la biogénesis mitocondrial (167).

El shilajit es una sustancia fito-mineral que se encuentra en el Himalaya (168) y está involucrada en la síntesis de energía de las mitocondrias y en la estabilización de la Q10 (169).

Los flavonoides de cítricos también mejoran el funcionamiento de las mitocondrias (170).

La dosis recomendada para revertir el funcionamiento de las mitocondrias es de 100 – 300 mg/día de coenzima Q10, 20 – 40 mg/día de pirroloquinolinquinona y 200 mg/día de shilajit.

 

Disminuir el cortisol con lisina, arginina, fosfatidilserina, G. biloba y melatonina

El estrés tiende a elevar los niveles de cortisol. Existe una correlación positiva entre el cortisol y la TSH>2, pero no con la TSH<2 ni con la T3 ni T4 (171), relacionada con el hipotiroidismo subclínico en cambio, los niveles de cortisol son menores en la tiroiditis autoinmune (Hashimoto) (172).

El cortisol se puede disminuir ingiriendo fosfatidilserina (173,174), DHEA (175), G. biloba (176), lisina mezclada con arginina (177), la melatonina (178,179) y la dehidroepiandrosterona (el 7-keto-DHEA (180,181).

Las dosis recomendadas para disminuir el cortisol son: 100 mg/día de fosfatidilserina, 600 – 1800 mg/día de lisina, 700 mg/día de arginina, 120 mg/día de Ginkgo biloba y 0.3 – 10 mg/día de melatonina.

 

Disminuir la homocisteína con tirosina, B6, B12, fólico y betaína

Existe una relación inversa entre la homocisteína y las hormonas tiroideas libres (182).

Las concentraciones plasmáticas de homocisteína total aumentan en el hipotiro idismo y disminuyen en el hipertiroidismo (183). De hecho, la hiperhomocisteína se puede disminuir tratando el hipotiroidismo y Hashimoto con tiroxina (185). La deficiencia de la hormona tiroidea está asociada con niveles elevados de homocisteína, colesterol elevado y fólico deprimido (184).

El tratamiento con ácido fólico, B12, B6 y trimetilglicina (betaína) disminuyen la homocisteína en pacientes con hipotiroidismo y Hashimoto (186-192).

Los pacientes con Hashimoto tienen deficiencia en vitamina B12 (144). La erradicación de Helicobacter pylori en pacientes con deficiencia de cobalamina disminuye los niveles sanguíneos de homocisteína (130).

Las dosis recomendadas para disminuir la homocisteína son: 500 – 1000 mg/día de L- tirosina, vitamina B6 (piridoxina) 250 mg/día, 1 a 40 mg/día de vitamina B12 en forma de metilcobalamina (es conveniente hacerse un análisis de sangre después de uno a tres meses), 1 mg/día de fólico en forma de metilfolato, 1-2 g/día de betaína (trimetilglicina).

 

Ajustar las hormonas sexuales con DHEA (dihidroepiandrosterona), testosterona y pregnenolona por ingestión o transdérmica

El deseo sexual disminuye en las mujeres con hipotiroidismo y Hashimoto (193,194) debido a la disminución de la actividad de las hormonas sexuales (195,196).

Las hormonas sexuales son una de las principales responsables de la salud y el deseo sexual su indicador.

La falta de deseo sexual es un indicador de que algo debe corregirse. Las hormonas sexuales se consideran las hormonas madre por que actúan sobre un amplio grupo de órganos del cuerpo. Las principales son: progesterona, DHEA, testosterona, progesterona y pregnenolona.

Los niveles de hormonas sexuales como la testosterona y dehidroepiandrosterona disminuyen con la edad en ambos sexos y los niveles máximos de DHEA se alcanzan cuando las mujeres están en sus 30 años. Posteriormente comienzan a disminuir un 2% por año produciendo aumento de la grasa corporal y disminución de la musculatura (197), incrementa el cáncer, la diabetes, el lupus y la enfermedad psiquiátrica (198,199), incrementa el cortisol (200), reduce la memoria (201), incrementa el estrés, la depresión, y dificulta el funcionamiento de muchas otras funciones vitales (202).

La dosis común de DHEA es de 25 – 75 mg/día. Debe controlarla con un análisis de sangre para alcanzar el rango de referencia de 0.42 – 2.9  ug/mL, o el rango óptimo de 2.8– 5.0 ug/mL y/o 25 – 100 mg/día de pregnenolona.

- Los hombres deben tomar con el DHEA la vitamina D (5.000 UI/día), vitamina E natural (600 UI/día), selenio (200 microgramos/día), licopeno (30 mg/día) y Boro (3 mg/día).

- Las mujeres deben tomar con el DHEA la melatonina (1 a 3 mg/día por la noche), vitamina E natural (600 UI/día, y vitamina D3 (5.000 UI/día).

La ingestión de DHEA (dihidroepiandrosterona) disminuye los anticuerpos anti tiroperoxidasa aunque no lo hace con los anticuerpos anti tiroglobulina, al menos produce un beneficio parcial en los pacientes con Hashimoto (207). La ingestión diaria de DHEA (10 mg/día) mejora la función sexual y la frecuencia de las relaciones sexuales en las mujeres posmenopáusicas (208). También mejora el estado  de ánimo, la función neurológica, la función inmune, la energía, los sentimientos de bienestar y el mantenimiento de la masa muscular y ósea (212,213). La combinación de DHEA y pregnenolona mejora la memoria (214), la sensibilidad a la insulina y los niveles de triglicéridos (215), reduce el colesterol (216) y mejora la producción de interleucina-2 en linfocitos humanos (217).

La 7-Keto-DHEA aumenta las hormonas tiroideas y se asocia con el aumento de la actividad metabólica en reposo (209). A diferencia del DHEA, el 7-Keto-DHEA no se convierte en estrógeno por lo que es seguro para su uso por personas con enfermedades dependientes de hormonas, como el cáncer de próstata y de mama (210).

Mejor que el DHEA es el 7-keto-DHEA. La dosis recomendada es de 25 a 75 mg/día.

Del grupo de hormonas sexuales, la progesterona tienen el papel más importante en la estimulación del tiroides y en la regulación de la tiroxina libre en los pacientes con tiroiditis de Hashimoto (203). Regular la progesterona no solo tiene efectos beneficiosos en la tiroiditis de Hashimoto sino también, tiene efectos antiproliferativos sobre el cáncer de mama y las células de leucemia (204-206).

El uso de testosterona transdérmica en mujeres con bajo nivel de hormona, mejora la función sexual y el bienestar psicológico (211).

 

Los alimentos y complementos naturales inhibidores del peligroso peroxinitrito.

Es necesario ingerir L-tirosina, pero con inhibidores de peroxinitrito. La tirosina se desactiva por el peroxinitrito (218- 220), y puede ser una fuente de problemas en el hipotiroidismo y en Hashimoto.

Existen productos que se pueden incorporar a la dieta y que tienen  la  capacidad  de  proteger,  proteger  o  inhibir  el peroxinitrito.   Entre ellos están las betalaínas de la remolacha roja (221), el aceite de Laurus nobilis (222), la cebolla   (223-234), los gingeroles del jengibre (224,229,232), la vitamina E natural en forma de gamma tocoferol (225), la vainillina (226), cúrcuma y nicotinamida (230), extracto de agua de hojas de patata (228), el mate (Ilex paraguariensis)>vinos tintos>el té verde (Camelia sinensis) (221), la regaliz (233), las epicatequinas que se encuentra en el cacao y en el té (235), el hidroxitirosol que se encuentra en el aceite de oliva (236), los flavonoides del té y del vino tinto (237), y la serotonina, los compuestos que contienen selenio, el ácido lipoico y la melatonina (227).

Una ensalada que contenga remolacha roja, cebolla, jengibre, vainillina, la especia cúrcuma, aceite de oliva, acompañada con un vaso de buen vino tinto, y un té en vez de un café, se asegura la inhibición de la producción del peligroso peroxinitrito .

 

Los probióticos erradican las bacterias patógenas

Los probióticos son grupos de bacterias que proporcionan beneficios para la salud cuando se consumen vivos o liofilizados.

Los probióticos como el Bacillus clausii reduce el sobrecrecimiento bacteriano que está relacionado con el hipotiroidismo (238,239). Los Lactobacillus, que son muy utilizados en el sector lácteo de quesos y yogures, así como los Bifidobacterium, erradican el Helicobacter pylori (242,244-246). Un caso particular es el Lactobacillus reuteri que además de inhibir el sobrecrecimiento de Helicobacter pylori (243), reduce el colesterol y los factores de riesgo cardíaco (260). Los probióticos incluso producen más beneficio cuando se toman con antibióticos (241).

Ingerir probióticos, pero en las concentraciones adecuadas. Los yogures y los quesos no tienen las concentraciones necesarias. Mientras no se comercialicen alimentos con la suficiente concentración de probióticos, es conveniente ingerirlos en cápsulas. También puede vaciar una cápsula de probióticos en un yogur y dejar lo varias horas a temperatura ambiente. Las bacterias probióticas crecen y de esta forma toma mayor concentración.

 

Los prebióticos mejoran la función intestinal

Los prebióticos pueden ser utilizados en la prevención de enfermedades gastrointestinales y trastornos metabólicos (247). La de fibra de inulina es un prebiótico que conserva el funcionamiento barrera de la mucosa intestinal. Las bacterias probióticas no vivas como B. breve y S. thermophilus y sus productos de fermentación reducen en la absorción macromolecular afectando positivamente a la función intestinal (248).

La alteración de la motilidad intestinal que produce exceso de crecimiento bacteriano en el intestino, puede resolverse con la nutrición y los probióticos (11).

 

Medicamentos

Algunos fármacos antitiroideos como el metimazol (MMI), 6-n-propil-2-tiouracilo (PTU), y 6-metil-2-tiouracilo (MTU), reducen significativamente la nitración de la tirosina. El más eficaz es el MMI (249).

 

Nota del autor:

 Esta es una revisión científica sobre la tiroiditis autoinmune (Hashimoto).

Solo se han tenido en cuenta aquellas publicaciones científicas que han realizado ensayos clínicos en pacientes con Hashimoto, utilizando extractos de alimentos y plantas esto es, aquellos que pueden utilizarse como un tratamiento natural.

Los pacientes con Hashimoto deben seguirlas recomendaciones de ingestión de tiroxina. La ingestión complementaria de los complementos alimenticios procedentes de los extractos de alimentos y plantas que se indican en esta revisión científica, mejorará la calidad de vida de estos pacientes.

Todos los extractos están disponibles, bien en la Unión Europea o en USA. Algunos de ellos no se pueden comercializar en la UE, pero probablemente se comercializarán cuando se apruebe el TTIP (Tratado de libre comercio entre la UE y USA), probablemente en el 2016.

 

 Referencias

  1. Pollock MA, Sturrock A, Marshall K, et al; Thyroxine treatment in patients with symptoms of hypothyroidism but thyroid function tests within the reference range: randomised double blind placebo controlled crossover trial. BMJ 2001;323(7318):891-895.
  2. Villar HC, Saconato H, Valente O, Atallah AN; Thyroid hormone replacement for subclinical hypothyroidism. Cochrane Database Systematic. Reviews 2007;(3):CD003419.
  3. Dayan CM, Saravanan P, Bayly G; Whose normal thyroid function is better – yours or mine? Lancet 2002;360(9330):353.
  4. Tunbridge WM, Evered DC, Hall R, et al; The spectrum of thyroid disease in a community: the Whickham survey. Clinical Endocrinology 1977;7(6):481-493.
  5. Choi WJ, Kim J; Dietary factors and the risk of thyroid cancer: a review. Clinical nutrition research 2014;3(2):75-88.
  6. Eskiocak S, et ál; The effects of taking chronic nitrate by drinking water on thyroid functions and morphology. Clinical and Experimental Medicine 2005;5(2):66-71.
  7. Kilfoy B, et ál; Dietary nitrate and nitrite and the risk of thyroid cancer in the NIH-AARP Diet and Health Study. International Journal of Cancer 2011;129(1):160-172.
  8. Vantrappen G, Janssens J, Hellemans J, et al; Interdigestive motor complex of normal subjects and patients with bacterial overgrowth of small-intestine. Journal of Clinical Investigation 1977;59(6):1158-1166.
  9. Dukowicz AC, Lacy BE, Levine GM; Small intestinal bacterial overgrowth: a comprehensive review. Gastroenterology & hepatology 2007;3(2):112-122.
  10. Bohm M, Siwiec RM, Wo JM; Diagnosis and Management of Small Intestinal Bacterial Overgrowth. Nutrition in Clinical 2013;28(3):289-299.
  11. Quigley EMM, Quera R; Small intestinal bacterial overgrowth: Roles of antibiotics, prebiotics, and Probiotics. Gastroenterology 2006;130(2):S78-S90.
  12. Yaylali O, Kirac S, Yilmaz M, et ál; Does hypothyroidism affect gastrointestinal motility? Gastroenterology research and practice 2009;2009:529802.
  13. Patil AD; Link between hypothyroidism and small intestinal bacterial overgrowth. Indian Journal of Endocrinology and Metabolism 2014;18(3):307-309.
  14. Peralta S, Cottone C, Doveri T, et ál; Small intestine bacterial overgrowth and irritable bowel syndrome-related symptoms: Experience with Rifaximin. World Journal of Gastroenterology  2009;15(21):2628-2631.
  15. Almandoz JP, Gharib H; Hypothyroidism: Etiology, Diagnosis, and Management. Medical Clinics of North America 2012;96(2):203-221.
  16. Lauritano EC, Bilotta AL, Gabrielli M, et ál; Association between hypothyroidism and small intestinal bacterial overgrowth. Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism 2007;92(11):4180-4184.
  17. Ebert EC; The Thyroid and the Gut. Journal of Clinical Gastroenterology 2010;44(6):402-406.
  18. Daher R, et ál; Consequences of dysthyroidism on the digestive tract and viscera. World Journal of Gastroenterology 2009;15(23):2834-2838.
  19. Menzies IS; Intestinal permeability in celiac disease. GUT 1972;13(10):847-&.
  20. Travis S, Menzies I; Intestinal permeability – functional assessment and significance. Clinical Science 19925;82(5):471-488.
  21. Menard S, Cerf-Bensussan N, Heyman M; Multiple facets of intestinal permeability and epithelial handling of dietary antigens. Mucosal Immunology 2010;3(3):247-259.
  22. Nizov AA, et ál; Intestinal macromolecular permeability in patients with food allergy and related diseases. Faseb Journal 1996;10(3):717-717.
  23. Kovacs T; Do intestinal hyperpermeability and the related food antigens play a role in the progression of IgA nephropathy .1. Study of intestinal permeability. American Journal of Nephrology 1996;16(6):500-505.
  24. Ilback NG, et ál; Do surface-active lipids in food increase the intestinal permeability to toxic substances and allergenic agents? Medical Hypotheses 2004;63(4):724-730.
  25. Boroni M, et ál; Influence of a high-fat diet on gut microbiota, intestinal permeability and metabolic endotoxaemia. British Journal of Nutrition 2012;108(5):801-809.
  26. Teixeira T, et ál; Potential mechanisms for the emerging link between obesity and increased intestinal permeability. Nutrition Research 2012;32(9):637-647.
  27. Genser D, et ál; Serum antibodies to food antigens in patients with crohns-disease – importance of intestinal permeability. Gastroenterology 1994;106(4):A1028-A1028.
  28. Shan L, et ál; Identification and analysis of multivalent proteolytically resistant peptides from gluten: Implications for Celiac Sprue. Journal of Proteome Research 2005;4(5):1732-1741.
  29. Duerksen DR, Wilhelm-Boyles C, Parry DM; Intestinal permeability in long-term follow-up of patients with celiac disease on a gluten-free diet. Digestive Diseases and Sciences 2005;50(4):785-790.
  30. Jakobsson I; Intestinal permeability in children of different ages and with different gastrointestinal diseases. Pediatric allergy and immunology : official publication of the European Society of Pediatric Allergy and Immunology 1993;4(3):33-9.
  31. Jaervinen K, et al; Intestinal permeability in children with food allergy on specific elimination diets. Pediatric Allergy and Immunology 2013;24(6):589-595.
  32. Benvenga S, Alesci S, Trimarchi F, et ál; Homologies of the thyroid sodium-iodide symporter with bacterial and viral proteins. Journal of Endocrinological Investigation 1999;22(7):535-540.
  33. Chen Y, et ál; Thyroid Hormone Enhances Nitric Oxide-Mediated Bacterial Clearance and Promotes Survival after Meningococcal Infection. Plos One 2012;7(7):e41445.
  34. Wenzel BE, Peters A, Zubaschev I; Bacterial virulence antigens and the pathogenesis of autoimmune thyroid diseases (AITD). Experimental And Clinical Endocrinology & Diabetes 1996;104(4):75-78.
  35. Iaglova NV, Berezov TT; [Participation of endotoxin from gram-negative bacteria in mechanisms of regulation of thyroid status]. Voprosy pitaniia 2010;79(3):18-23.
  36. Velez ML, Costamagna E, Kimura ET, et ál; Bacterial lipopolysaccharide stimulates the thyrotropin-dependent thyroglobulin gene expression at the transcriptional level by involving the transcription factors thyroid transcription factor-1 and paired box domain transcription factor 8. Endocrinology 2006;147(7):3260-3275.
  37. Fekete C, Sarkar S, Christoffolete MA, et ál; Bacterial lipopolysaccharide (LPS)-induced type 2 iodothyronine deiodinase (D2) activation in the mediobasal hypothalamus (MBH) is independent of the LPS-induced fall in serum thyroid hormone levels. Brain Research 2005;1056(1):97-99.
  38. Kiseleva EP, Mikhailopulo KI, Sviridov OV, et ál; The role of components of Bifidobacterium and Lactobacillus in pathogenesis and serologic diagnosis of autoimmune thyroid diseases. Beneficial Microbes 2011;2(2):139-154.
  39. Morohoshi K, Takahashi Y, Mori K; Viral Infection and Innate Pattern Recognition Receptors in Induction of Hashimoto’s Thyroiditis. Discovery Medicine 2011;67:505-511.
  40. Mori K, Yoshida K; Viral infection in induction of Hashimoto’s thyroiditis: a key player or just a bystander? Current Opinion in Endocrinology Diabetes and Obesity 2010;17(5):418-424.
  41. Ayesh MH, Jadalah K, Al AE, et ál; Association between vitamin B12 level and anti-parietal cells and anti-intrinsic factor antibodies among adult Jordanian patients with Helicobacter pylori infection. Brazilian Journal Of Infectious Diseases 2013;17(6):629-632.
  42. Matysiak-Budnik T, Coffin B, Lavergne-Slove A, et ál; Helicobacter pylori increases the epithelial permeability to a food antigen in human gastric biopsies. American Journal of Gastroenterology 2004;99(2):225-232.
  43. Shi Wei-Jia, et ál; Associations of Helicobacter pylori Infection and Cytotoxin-Associated Gene A Status with Autoimmune Thyroid Diseases: A Meta-Analysis. Thyroid 2013;23(10):1294-1300.
  44. Aghili R, Jafarzadeh F, Ghorbani R, et ál; The association of Helicobacter pylori infection with Hashimoto’s thyroiditis. Acta medica Iranica 2013;51(5):293-296.
  45. Bassi V, et ál; Autoimmune thyroid diseases and Helicobacter pylori: The correlation is present only in Graves’s disease. World Journal of Gastroenterology 2012;18(19):1093-1097.
  46. Butler AR, Megson IL, Wright PG; Diffusion of nitric oxide and scavenging by blood in the vasculature. Biochimica et Biophysica Acta-General Subjects 1998;1425:168-176.
  47. Joshi MS, Ferguson TB, Jr, Han TH, Hyduke DR, Liao JC, Rassaf T, Bryan N, Feelisch M, Lancaster JR; Nitric oxide is consumed, rather than conserved, by reaction with oxyhemoglobin under physiological conditions. Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America 2002;99:10341-10346.
  48. Radi R, Cassina A, Hodara R; Nitric oxide and peroxynitrite interactions with mitochondria. Biological Chemistry 2002;383:401–409.
  49. Alvarez B, Radi R; Peroxynitrite reactivity with amino acids and proteins. Amino Acids., 2003;25:295-311.
  50. Trostchansky A, Ferrer-Sueta G, Batthyany C, Botti H, Batinic-Haberle I, Radi R, Rubbo H; Peroxynitrite flux-mediated LDL oxidation is inhibited by manganese porphyrins in the presence of uric acid. Free Radical Biology and Medicine 2003;35:1293-1300.
  51. Alvarez B, Demicheli V, Duran R, Trujillo M, Cervenansky C, Freeman BA, Radi R; Inactivation of human Cu,Zn SOD by peroxynitrite and formation of histidinyl radical. Free Radical Biology and Medicine 2004;37:813-822.
  52. Yamakura F, Ikeda K; Modification of tryptophan and tryptophan residues in proteins by reactive nitrogen species. Nitric Oxide, 2006;14:152-161.
  53. Radi R, Beckman JS, Bush KM, Freeman BA; Peroxynitrite-induced membrane lipid peroxidation: the cytotoxic potential of superoxide and nitric oxide. Archves of Biochemistry and Biophysics 1991;288:481-487.
  54. Leeuwenburgh C, Hardy MM, Hazen SL, Wagner P, Ohishi S, Steinbrecher UP, Heinecke JW; Reactive nitrogen intermediates promote low density lipoprotein oxidation in human atherosclerotic intima. Journal.of Biological Chemistry 1997;272:1433-1436
  55. Yu H, Venkatarangan L, Wishnok JS, Tannenbaum SR; Quantitation of four guanine oxidation products from reaction of DNA with varying doses of peroxynitrite. Chemistry Research Toxicology 2005;18:1849-1857.
  56. Burney S, Caulfield JL, Niles JC, Wishnok JS, Tannenbaum SR; The chemistry of DNA damage from nitric oxide and peroxynitrite. Mutation Research-Fundamental and Molecular Mechanisms of Mutagenesis 1999;424:37-449.
  57. Bonfoco E, Krainc D, Ankarcrona M, Nicotera P, Lipton SA; Apoptosis and necrosis: two distinct events induced, respectively, by mild and intense insults with N-methyl-D-aspartate or nitric oxide/superoxide in cortical cell cultures. Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America 1995;92:7162-7166.
  58. Brito C, Naviliat M, Tiscornia AC, Vuillier F, Gualco G, Dighiero G, Radi R, Cayota AM; Peroxynitrite inhibits T lymphocyte activation and proliferation by promoting impairment of tyrosine phosphorylation and peroxynitrite-driven apoptotic death. Journal of Immunology 1999;162:3356-3366.
  59. Henrotin YE, Bruckner P, Pujol JP; The role of reactive oxygen species in homeostasis and degradation of cartilage. Osteoarthritis Cartilage, 2003;11:747-755.
  60. Brito C, Naviliat M, Tiscornia AC, Vuillier F, Gualco G, Dighiero G, Radi R, Cayota AM; Peroxynitrite inhibits T lymphocyte activation and proliferation by promoting impairment of tyrosine phosphorylation and peroxynitrite-driven apoptotic death. Journal of Immunology 1999;162:3356-3366.
  61. Zhang L, Dawson VL, Dawson TM; Role of nitric oxide in Parkinson’s disease. Pharmacology and Therapeutics. 2006;109:33-41.
  62. Aslan M, Ozben T; Reactive oxygen and nitrogen species in Alzheimer’s disease. Current Alzheimer Research 2004;1:111-119.
  63. Carri MT, Ferri A, Cozzolino M, Calabrese L, Rotilio G; Neurodegeneration in amyotrophic lateral sclerosis: the role of oxidative stress and altered homeostasis of metals. Brain Research Bulletin 2003;61:365-374.
  64. Pacher P, Obrosova IG, Mabley JG, Szabo C; Role of nitrosative stress and peroxynitrite in the pathogenesis of diabetic complications. Emerging new therapeutical strategies. Current Medicinal Chemistry 2005;12:267-275.
  65. Franco MC, Ye Y, Refakis CA, et al; Nitration of Hsp90 induces cell death. Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America 2013;110(12):E1102-E1111.
  66. Salvolini E, Buldreghini E, Lucarini G, et al; Nitric oxide synthase and tyrosine nitration in idiopathic asthenozoospermia. Fertility Sterility, 2012;97(3):554-560.
  67. Li Y, Qi J, Liu K, et al; Peroxynitrite-Induced Nitration of Cyclooxygenase-2 and Inducible Nitric Oxide Synthase Promotes Their Binding in Diabetic Angiopathy. Molecular Medicine 2010;16(9-10):335-342.
  68. Li Y, Liu D, Liu Y, et al;  Protein nitration promotes inducible nitric oxide synthase transcription mediated by NF-kappa in high glucose-stimulated human lens epithelial cells. Molecular and Cellular Endocrinology 2013;370(1-2):78-86.
  69. Vural P, Degirmencioglu S, Erden S et al; The relationship between transforming growth factor-beta 1, vascular endothelial growth factor, nitric oxide and Hashimoto’s thyroiditis. International Inmunopharmacology 2009;9(2):212-215.
  70. Figueroa-Vega N, Majano P, Larranaga E, et al; Inducible nitric oxide synthase (iNOS) expression in autoimmune thyroid disorders (AITD). Endocrinologia y Nutrición 2008;55(8):340-345.
  71. Patel A, Fenton C, Terrell R, et al; Nitrotyrosine, inducible nitric oxide synthase (iNOS), and endothelial nitric oxide synthase (eNOS) are increased in thyroid tumors from children and adolescents. Journal Endocrinological Investigation 2002;25(8):675-683.
  72. Amirmansour C, Vallance P, Bogle RG; Tyrosine nitration in blood vessels occurs with increasing nitric oxide concentration. British Journal Pharmacology 1999;127(3):788-794.
  73. Lee SJ, Kim TU, Park JS, et al; Inhibition of Nitric Oxide Mediated Protein Nitration Therapeutic Implications in Experimental Radiculopathy.  SPINE, 2013;38(20):1749-1753.
  74. Pál P, Joseph SB, Lucas L; Nitric Oxide and Peroxynitrite in Health and Disease. Physiological Reviews 2007;87(1):315-424.
  75. Wade MG, et ál; Thyroid toxicity due to subchronic exposure to a complex mixture of 16 organochlorines, lead, and cadmium. Toxicological Sciences 2002;67(2):207-218.
  76. Frentzel-Beyme R, Helmert U; Association between malignant tumors of the thyroid gland and exposure to environmental protective and risk factors. Reviews on environmental health 2000;15(3):337-58.
  77. Langer P, et ál; Fish from industrially polluted freshwater as the main source of organochlorinated pollutants and increased frequency of thyroid disorders and dysglycemia. Chemosphere 2007;67(9):S379-S385.
  78. Chen, Aimin; Kim, Stephani S.; Chung, Ethan; et al; Thyroid Hormones in Relation to Lead, Mercury, and Cadmium Exposure in the National Health and Nutrition Examination Survey. Environ. Health Persp., 2013;121(2):181-186.
  79. Arafah BM; Increased need for thyroxine in women with hypothyroidism during estrogen therapy. N. Engl. J. Med., 2001;344(23):1743-1749.
  80. Low D, Mizoguchi A, Mizoguchi E; DNA methylation in inflammatory bowel disease and beyond. World Journal of Gastroenterology 2013;19(32):5238-5249.
  81. Lobaton T, et ál; Relationship between methylation and colonic inflammation in inflammatory bowel disease. World Journal of Gastroenterology 2014;20(30):10591-10598.
  82. Lin Z, et ál; Identification of disease-associated DNA methylation in intestinal tissues from patients with inflammatory bowel disease. Clinical Genetics 2011;80(1):59-67.
  83. Barnett M, et ál; Investigating micronutrients and epigenetic mechanisms in relation to inflammatory bowel disease. Mutation Research-Fundamental and Molecular Mechanisms of Mutagenesis 2010;690(1-2):71-80.
  84. Tomer Y, Davies TF; Infection, thyroid-disease, and autoimmunity. Endocrine Reviews 1993;14(1):107-120.
  85. Elfstroem, Peter; Montgomery, Scott M.; Kaempe, Olle; et al; Risk of thyroid disease in individuals with celiac disease. Journal Clinical Endocrinology Metabolism 2008;93(10):3915-3921.
  86. Sategna-Guidetti, C; Volta, U; Ciacci, C; et al; Prevalence of thyroid disorders in untreated adult celiac disease patients and effect of gluten withdrawal: An Italian multicenter study. American Journal Gastroenterology 2001;96(3):751-757.
  87. Ventura, A; Neri, E; Ughi, C; et al; Gluten-dependent diabetes-related and thyroid-related autoantibodies in patients with celiac disease. Journal Pediatrics 2000;137(2):263-265.
  88. Kordonouri, O; Thyroid disorders and celiac disease. Early recognition and treatment of pediatric patients with type 1 diabetes. Diabetologe, 2011;9(2):128-134.
  89. Diamanti, Antonella; Ferretti, Francesca; Guglielmi, Rinaldo; et al; Thyroid autoimmunity in children with coeliac disease: a prospective survey. Archives of Disease in Childhood 2011;96(11):1038-1041.
  90. Rodrigo L, et al; Prevalence of celiac disease in multiple sclerosis.BMC Neurol. 2011;11:31.
  91. Hvatum M, Scott H, Brandtzaeg; Serum IgG subclass antibodies to a variety of food antigens in patients with coeliac disease. Gut 1992;33(5):632-638.
  92. Kurppa K, et ál; Benefits of a Gluten-Free Diet for Asymptomatic Patients With Serologic Markers of Celiac Disease. Gastroenterology 2014;147(3):610-+
  93. Wakim-Fleming, J, et al; Prevalence of celiac disease in cirrhosis and outcome of cirrhosis on a gluten free diet: A prospective study. Journal of Hepatology 2014;61(3):558-563.
  94. Anonymous; Gluten-free diet aids cognitive as well as physical wellbeing in coeliac disease. Nursing Standard 2014;28(44):17.
  95. Bhatia B, et al; Diet and psoriasis, part II: Celiac disease and role of a gluten-free diet. Journal of the American Academy of Dermatology 2014;71(2):350-358.
  96. Shor DB, Barzilai O, Ram M; Gluten sensitivity in multiple sclerosis: experimental myth or clinical truth? Annals of the New York Academy of Sciences 2009;1173:343-349.
  97. Meloni A, Mandas C, Jores RD, Congia M; Prevalence of autoimmune thyroiditis in children with celiac disease and effect of gluten withdrawal. Journal Pediatrics 2009;155(1):51-55.
  98. Verdu EF, Armstrong D, Murray JA. Between celiac disease and irritable bowel syndrome: the “no man’s land” of gluten sensitivity. The American journal of Gastroenterology 2009;104(6):1587-1594.
  99. Usai P, Manca R, Cuomo R, Lai MA, Boi MF; Effect of gluten-free diet and co-morbidity of irritable bowel syndrome-type symptoms on health-related quality of life in adult coeliac patients. Digestive and liver disease: official journal of the Italian Society of Gastroenterology and the Italian Association for the Study of the Liver 2007;39(9):824-828.
  100. Biesiekierski JR, Newnham ED, Irving PM, et al; Gluten causes gastrointestinal symptoms in subjects without celiac disease: a double-blind randomized placebo-controlled trial. American Journal of Gastroenterology 2011;106(3):508-514.
  101. Hussein WI, Green R, Jacobsen DW, et al; Normalization of hyperhomocysteinemia with L-thyroxine in hypothyroidism. Annals of Internal Medicine 1999;131(5):348-351.
  102. Ischiropoulos, H; Zhu, L; Chen, J; et al.; Peroxynitrite-mediated tyrosine nitration catalyzed by superoxide-dismutase. Archives of Biochemistry and Biophysics 1992;298(2):431-437.
  103. Divi RL, Doerge DR; Inhibition of thyroid peroxidase by dietary flavonoids. Chemical Research in Toxicology 1996;9(1):16-23.
  104. Divi RL, Chang HC, Doerge DR. Anti-thyroid isoflavones from soybean: isolation, characterization, and mechanisms of action. Biochemical Pharmacology 1997;54(10):1087-1096.
  105. Doerge DR, Sheehan DM; Goitrogenic and estrogenic activity of soy isoflavones. Environmental Health Perspectives 2002;110(3):349-353.
  106. Chang HC, Doerge DR; Dietary genistein inactivates rat thyroid peroxidase in vivo without an apparent hypothyroid effect. Toxicology Applied Pharmacology 2000;168(3):244-252.
  107. Dillingham BL, McVeigh BL, Lampe JW, Duncan AM. Soy protein isolates of varied isoflavone content do not influence serum thyroid hormones in healthy young men. Thyroid 2007;17(2):131-137.
  108. Horn-Ross, PL; Hoggatt, KJ; Lee, MM; Phytoestrogens and thyroid cancer risk: The San Francisco Bay Area thyroid cancer study. Cancer Epidemiology Biomark Prevention 2002;11(1):43-49.
  109. Shimizu H, Ross RK, Bernstein L, et al; Serum oestrogen levels in postmenopausal women: comparison of American whites and Japanese in Japan. British Journal Cancer 1990;62(3):451-453.
  110. Hill P, Chan P, Cohen L, Wynder E, Kuno K. Diet and endocrine-related cancer. Cancer 1977;39(4):1820-1826.
  111. Dickinson LE, Macmahon B, Cole P, Brown JB. Estrogen profiles of Oriental and Caucasian women in Hawaii. New England Journal Medecine 1974;291(23):1211-1213.
  112. Lawson JS, Field AS, Tran DD, et al; Breast cancer incidence and estrogen receptor alpha in normal mammary tissue–an epi- demiologic study among Japanese women in Japan and Hawaii. International Journal Cancer 2002;97(5):685-687.
  113. Silva, ID; Mangtani, P; McCormack, V; et al; Phyto-oestrogen intake and breast cancer risk in South Asian women in England: findings from a population-based case-control study. Cancer Causes Control  2004;15(8):805-818.
  114. Cotterchio, Michelle; Boucher, Beatrice A.; Kreiger, Nancy; et al; Dietary phytoestrogen intake – lignans and isoflavones – and breast cancer risk (Canada). Cancer Causes Control 2008;19(3):259-272.
  115. Touillaud, Marina S.; Thiebaut, Anne C. M.; Fournier, Agnes; et al; Dietary lignan intake and postmenopausal breast cancer risk by estrogen and progesterone receptor status. Journal National Cancer Institute 2007;99(6):475-486.
  116. Wang, L; Chen, JM; Thompson, LU; The inhibitory effect of flaxseed on the growth and metastasis of estrogen receptor negative human breast cancer xenografts is attributed to both its lignan and oil components. International Journal Cancer 2005;116(5):793-798.
  117. Dos Santos SI, Mangtani P, McCormack V, et al; Lifelong vegetarianism and risk of breast cancer: a population-based case-control study among South Asian migrant women living in England. International Journal Cancer 2002;99:238-244.
  118. Djuric Z, Depper JB, Uhley V, Smith D, Lababidi S, Martino S, Heilbrun LK; Oxidative DNA damage levels in blood from women at high risk for breast cancer are associated with dietary intakes of meats, vegetables, and fruits. Journal American Dietetic Association 1998;98(5):524-528.
  119. Kockar C, Ozturk M, Bavbek N; Helicobacter pylori eradication with beta carotene, ascorbic acid and allicin. Acta Medica 2001;44(3):97-100.
  120. Matsushima M, Suzuki T, Masui A, et ál; Cranberry extract suppresses interleukin-8 secretion from stomach cells stimulated by Helicobacter pylori in every clinically separated strain but inhibits growth in part of the strains. Journal of Functional Foods 2013;5(2):729-735.
  121. Shmuely H, Yahav J, Samra Z, et ál; Effect of cranberry juice on eradication of Helicobacter pylori in patients treated with antibiotics and a proton pump inhibitor. Molecular Nutrition & Food Research 2007;51(6):746-751.
  122. Zaidi SFH, Yamamoto T, Refaat A, et ál; Modulation of Activation-Induced Cytidine Deaminase by Curcumin in Helicobacter pylori-Infected Gastric Epithelial Cells. Helicobacter 2009;14(6):588-595.
  123. Yanaka A, Fahey JW, Fukumoto A, et ál; Dietary Sulforaphane-Rich Broccoli Sprouts Reduce Colonization and Attenuate Gastritis in Helicobacter pylori-Infected Mice and Humans. Cancer Prevention Research 2009;2(4):353-360 .
  124. Romero C, Medina E, Vargas J, et ál; In vitro activity of olive oil polyphenols against Helicobacter pylori. Journal of Agricultural and Food Chemistry 2007;55(3):680-686.
  125. Puram S, Suh HC, Kim SU, et ál; Effect of GutGard in the Management of Helicobacter pylori: A Randomized Double Blind Placebo Controlled Study. Evidence-based complementary and alternative medicine : eCAM 2013;263805.
  126. Sezikli M, Cetinkaya ZA, Guzelbulut F, et ál; Supplementing Vitamins C and E to standard triple therapy for the eradication of Helicobacter pylori. Journal of Clinical Pharmacy and Therapeutics 37(3):282-285.
  127. Zojaji H, Talaie R, Mirsattari D, et ál; The efficacy of Helicobacter pylori eradication regimen with and without vitamin C supplementation. Digestive and Liver Disease 2009;41(9):644-647.
  128. Zou J, Dong J, Yu XF; Meta-Analysis: The Effect of Supplementation with Lactoferrin on Eradication Rates and Adverse Events During Helicobacter pylori Eradication Therapy. Helicobacter 2009;14(2):119-127.
  129. Byun E, Lim JW, Kim JM, et ál; alpha -Lipoic Acid Inhibits Helicobacter pylori-Induced Oncogene Expression and Hyperproliferation by Suppressing the Activation of NADPH Oxidase in Gastric Epithelial Cells. Mediators of inflammation 2014;380830.
  130. Abreu MMC, de Oliveira CA, Camargos RAM, et ál; Long-term effect of Helicobacter pylori eradication on plasma homocysteine in elderly patients with cobalamin deficiency. GUT 2007;56(4):469-474.
  131. Cammarota G, Sanguinetti M, Gallo A, et ál; Review article: biofilm formation by Helicobacter pylori as a target for eradication of resistant infection. Alimentary Pharmacology & Therapeutics 2012;36(3):222-230.
  132. Rapin JR, Wiernsperger N; Possible links between intestinal permeablity and food processing: a potential therapeutic niche for glutamine. Clinics 2010;65(6):635-643.
  133. Girgert R, Bartsch C, Hill SM, Kreienberg R, Hanf V; Tracking the elusive antiestrogenic effect of melatonin: a new methodological approach. Neuroendocrinology Letters 2003;24(6):440-444.
  134. Rato AG, Pedrero AG, Martinez MA, del Rio B, Lazo PS, Ramos S; Melatonin blocks the activation of estrogen receptor for DNA binding. FASEB Journal 1999;13(8):857-868.
  135. Luboshitzky R, Here P, Shen-Orr Z; Urinary 6-sulfaoxymelatonin excretion in hyperan drogenic women: the effect of cyproterone acetate-ethinyl estradiol treatment. Experimental and Clinical Endocrinology & Diabetes  2004;112(2):102-107.
  136. Lardy H, Partridge B, Kneer N, Wei Y; Ergosteroids: induction of thermogenic enzymes in liver of rats treated with steroids derived from dehydroepiandrosterone. Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America 1995;92(14):6617-6619.
  137. Sreeja S; Santhosh Kumar TR, Lakshmi BS; et al; Pomegranate extract demonstrate a selective estrogen receptor modulator profile in human tumor cell lines and in vivo models of estrogen deprivation. Journal Nutrition Biochemistry 2012;23(7):725-732.
  138. Tran HMA, Bae SY, Song BH, et al; Pomegranate (Punica granatum) seed linolenic acid isomers: concentration-dependent modulation of estrogen receptor activity. Endocrine Research 2010;35(1):1-16.
  139. Parmar HS, Kar A; Medicinal values of fruit peels from Citrus sinensis, Punica granatum, and Musa paradisiaca with respect to alterations in tissue lipid peroxidation and serum concentration of glucose, insulin, and thyroid hormones. Journal Medicinal Food 2008;11(2):376-381.
  140. Bozkurt NC, Karbek B, Ucan B, et al; The association between severity of vitamin d deficiency and Hashimoto’s thyroiditis. Endocrine Practice 2013;19(3):479-484.
  141. Camurdan OM, Döğer E, Bideci A, Celik N, Cinaz P; Vitamin D status in children with Hashimoto thyroiditis. Journal of Pediatric Endocrinology and Metabolism 2012;25(5-6):467-470.
  142. Laney N, Meza J, Lyden E, Erickson J, Treude K, Goldner W; The Prevalence of Vitamin D Deficiency Is Similar between Thyroid Nodule and Thyroid Cancer Patients. International Journal Endocrinology 2010;2010:805716.
  143. Sahin M, Taslipinar A, Kebapcilar L, et al; Low Vitamin D3 Levels in Euthyroid Hashimoto Thyroiditis, International Medical Journal 2012;19(4):317-320.
  144. Ness-Abramof R, Nabriski DA, Braverman L; et al; Prevalence and evaluation of B12 deficiency in patients with autoimmune thyroid disease. American Journal of the Medical Sciences 2006;332(3):119-122.
  145. Laurberg P, Bülow Pedersen I, Knudsen N, Ovesen L, Andersen S. Environmental iodine intake affects the type of nonmalignant thyroid disease. Thyroid 2001;11(5):457-469.
  146. Duarte GC, Tomimori EK, de Camargo RY, et al; Excessive iodine intake and ultrasonographic thyroid abnormalities in schoolchildren. Journal Pediatric Endocrinology and Metabolism 2009;22(4):327-334.
  147. Andersen S, Iversen F, Terpling S, et al; More hypothyroidism and less hyperthyroidism with sufficient iodine nutrition compared to mild iodine deficiency-A comparative population-based study of older people. Maturitas 2009;64(2):126-131.
  148. Pedersen IB, Laurberg P, Knudsen N, et al; An increased incidence of overt hypothyroidism after iodine fortification of salt in Denmark: A prospective population study. Journal Pediatric Endocrinology and Metabolism 2007;92(8):3122-3127.
  149. Chung HR, Shin CH, Yang SW, et al; Subclinical Hypothyroidism in Korean Preterm Infants Associated with High Levels of Iodine in Breast Milk. Journal Clinical Endocrinology Metabolism 2009;94(11):4444-4447.
  150. Connelly KJ, Boston BA, Pearce EN; et al; Congenital Hypothyroidism Caused by Excess Prenatal Maternal Iodine Ingestion. Journal Pediatrics 2012;161(4):760-762
  151. Teng X, Shan Z, Chen Y, et al; More than adequate iodine intake may increase subclinical hypothyroidism and autoimmune thyroiditis: a cross-sectional study based on two Chinese communities with different iodine intake levels. European Journal Endocrinology 2011;164(6):943-950.
  152. Dogan M, Acikgoz E, Acikgoz , et al; The frequency of Hashimoto thyroiditis in children and the relationship between urinary iodine level and Hashimoto thyroiditis. Journal Pediatric Endocrinology and Metabolism 2011;24(1-2):75-80.
  153. Alsayed A, Gad AM; Abdel-Baset, Hoda; et al; Excess urinary iodine is associated with autoimmune subclinical hypothyroidism among Egyptian women. Endocrine Journal 2008;55(5):601-605.
  154. Yoon SJ, Choi SR, Kim DM, et al; The effect of iodine restriction on thyroid function in patients with hypothyroidism due to Hashimoto’s thyroiditis. Yonsei Medical Journal 2003;44(2):227-235.
  155. Kohrle J; The trace element selenium and the thyroid gland. Biochimie 1999;81(5):527-533.
  156. Zagrodzki P, Przybylik-Mazurek E; Selenium and hormone interactions in female patients with Hashimoto disease and healthy subjects. Endocrine Research 2010;35(1):24-34.
  157. Gärtner R, Gasnier BC, Dietrich JW, Krebs B, Angstwurm MW; Selenium supplementation in patients with autoimmune thyroiditis decreases thyroid peroxidase antibodies concentrations. Journal Clinal Endocrinology and Metabolism 2002;87(4):1687-1691.
  158. Karanikas G, Schuetz M, Kontur S, et al; No immunological benefit of selenium in consecutive patients with autoimmune thyroiditis. Thyroid 2008;18(1):7-12.
  159. Stazi AV, Trinti B; Selenium status and over-expression of interleukin-15 in celiac disease and autoimmune thyroid diseases. Annali dell Istituto Superiore di Sanita 2010;46(4):389-399.
  160. Kvetny J, Wilms L, Pedersen PL; et al; Subclinical Hypothyroidism Affects Mitochondrial Function. Horme and Metabolic Research 2010;42(5):324-327
  161. Siciliano G, Monzani F, Manca ML; et al; Human mitochondrial transcription factor A reduction and mitochondrial dysfunction in Hashimoto’s hypothyroid myopathy. Molecular Medicine 2002;8(6):324-331.
  162. Mancini A, Corbo GM, Gaballo A, et al; Relationships between plasma CoQ10 levels and thyroid hormones in chronic obstructive pulmonary disease. Biofactors 2005;25(1-4):201-204
  163. Lenaz G, Bovina C, D’Aurelio M, et al; Role of mitochondria in oxidative stress and aging. Annals of the New York Academy of Sciences 2002;959:199-213.
  164. Schmelzer C, Kohl C, Rimbach G, Doring F; The reduced form of coenzyme Q10 decreases the expression of lipopolysaccharide-sensitive genes in human THP-1 cells. Journal Medicinal Food 2011;14(4):391-397.
  165. Santos-Gonzalez M, Gomez Diaz C, Navas P, Villalba JM; Modifications of plasma proteome in long-lived rats fed on a coenzyme Q10-supplemented diet. Experimental Gerontolology 2007;42(8):798-806.
  166. Lee BJ, Huang YC, Chen SJ, Lin PT; Effects of coenzyme Q10 supplementation on inflammatory markers (high-sensitivity C-reactive protein, interleukin-6, and homocysteine) in patients with coronary artery disease. Nutrition 2012;28(7-8):767-772.
  167. Misra HS, Rajpurohit YS, Khairnar NP; Pyrroloquinoline-quinone and its versatile roles in biological processes. Journal of Biosciences 2012;37(2):313-325.
  168. Agarwal SP, Khanna R, Karmarkar R, Anwer MK, Khar RK; Shilajit: a review. Phytother. Research 2007;21(5):401-405.
  169. Islam, Aminul; Ghosh, Runa; Banerjee, Dipankar; et al; Biotransformation of 3-hydroxydibenzo-alpha-pyrone into 3,8 dihydroxydibenzo-alpha-pyrone and aminoacyl conjugates by Aspergillus niger isolated from native”shilajit”. Electronic Journal of Biotechnology 2008;11(3):1-10.
  170. Barbakadze, T.; Zhuravliova, E.; Narmania, N.; et al., Nobiletin, a citrus flavonoid, improves impairment in nonsynaptic mitochondria during hypothyroid conditions. 35th Congress of the Federation-of-European-Biochemical-Societies 2010;277(1):273-273.
  171. Walter, Kimberly N; Corwin, Elizabeth J; Ulbrecht, Jan; et al; Elevated thyroid stimulating hormone is associated with elevated cortisol in healthy young men and women. Thyroid Research 2012;5(1):1-13.
  172. Legakis, I; Petroyianni, V; Saramantis, A; et al; Elevated prolactin to cortisol ratio and polyclonal autoimmune activation in Hashimoto’s thyroiditis. Hormone Metabolism Research 2001;33(10):585-589.
  173. Monteleone P, Maj M, Beinat L, Natale M, Kemali D; Blunting by chronic phosphatidylserine administration of the stress-induced activation of the hypothalamo-pituitary-adrenal axis in healthy men. European Journal of Clinical Pharmacology 1992;42(4):385-8.
  174. Fahey TD, Pearl MS; The hormonal and perceptive effects of phosphatidylserine administration during two weeks of resistive exercise-induced overtraining. Biology of Sport 1998;15:135-144.
  175. Stomati M, Monteleone P, Casarosa E, et al; Six-month oral dehydroepiandrosterone supplementation in early and late post menopause. Gynecological Endocrinology 2000;14(5):342-363.
  176. Jezova D, Duncko R, Lassanova M, Kriska M, Moncek F; Reduction of rise in blood pressure and cortisol release during stress by ginkgo biloba extract (EGB 761) in healthy volunteers. Journal Physiology and  Pharmacology 2002;53(3):337-348.
  177. Smriga M, Ando T, Akutsu M, et al; Oral treatment with L-lysine and L-arginine reduces anxiety and basal cortisol levels in healthy humans. Biomedical Research Tokyo 2007;28(2):85-90.
  178. Torres-Farfan C, Richter HG, Rojas-Garcia P, et al; Mt1 melatonin receptor in the primate adrenal gland: inhibition of adrenocorti-cotropin-stimulated cortisol production by melatonin. Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism 2003;88(1):450-458.
  179. Cagnacci A, Soldani R, Yen SS; Melatonin enhances cortisol levels in aged but not young women. European Journal Endocrinology 1995;133(6):691-695.
  180. Ceresini G, Morganti S, Rebecchi I; et ál; Evaluation of the circadian profiles of serum dehydroepiandrosterone (DHEA) cortisol, and cortisol/DHEA molar ratio after a single oral administration of DHEA in elderly subjects. Metabolism-Clinical and Experimental 2000;49(4):548-551.
  181. Wolf OT, Koster B, Kirschbaum C, et ál; A single administration of dehydroepiandrosterone does not enhance memory performance in young healthy adults, but immediately reduces cortisol levels. Biological Psychiatry 1997;42(9):845-848.
  182. Bicíková M, Hampl R, Hill M, et al; Steroids, sex hormone-binding globulin, homocysteine, selected hormones and markers of lipid and carbohydrate metabolism in patients with severe hypothyroidism and their changes following thyroid hormone supplementation. Clinical Chemistry and Laboratory Medicine 2003;41(3):284-292.
  183. Diekman, MJM; van der Put, NM; Blom, HJ; et al; Determinants of changes in plasma homocysteine in hyperthyroidism and hypothyroidism. Clinical Endocrinology 2001;54(2):197-204.
  184. Lien, EA; Nedrebo, BG; Varhaug, JE; et al; Plasma total homocysteine levels during short-term iatrogenic hypothyroidism. Journal Clinical Endocrinology and Metabolism 2000;85(3):1049-1053.
  185. Hussein, WI; Green, R; Jacobsen, DW; et al.; Normalization of hyperhomocysteinemia with L-thyroxine in hypothyroidism. Annals Internal Medicine 1999;131(5):348-351.
  186. Catargi B, Parrot-Roulaud F, Cochet C, et al; Homocysteine, hypothyroidism, and effect of thyroid hormone replacement. Thyroid 1999;9(12):1163-6.
  187. Diekman MJ, van der Put NM, Blom HJ, et al; Determinants of changes in plasma homocysteine in hyperthyroidism and hypothyroidism. Clinical Endocrinology 2001;54(2):197-204.
  188. Konstantinova, Svetlana V.; Vollset, Stein Emil; Berstad, Paula; et al; Dietary predictors of plasma total homocysteine in the Hordaland Homocysteine Study. British Journal Nutritition 2007;98(1):201-210.
  189. Murakami, Kentaro; Sasaki, Satoshi; Uenishi, Kazuhiro; Higher intake of vitamin B-6 and dairy products and lower intake of green and oolong tea are independently associated with lower serum homocysteine concentration in young Japanese women. Nutritition Research 2013;33(8):653-660.
  190. Katre, Prachi; Bhat, Dattatray; Lubree, Himangi; et al; Vitamin B-12 and folic acid supplementation and plasma total homocysteine concentrations in pregnant Indian women with low B-12 and high folate status. Asia Pacific Journal Clinical Nutritition 2010;19(3):335-343.
  191. Cholewa, Jason M.; Wyszczelska-Rokiel, Monika; Glowacki, Rafal; et al; Effects of betaine on body composition, performance, and homocysteine thiolactone. Journal International Society of Sports Nutritition 2013;10(39)
  192. Schwab, U; Torronen, A; Meririnne, E; et al; Orally administered betaine has an acute and dose-dependent effect on serum betaine and plasma homocysteine concentrations in healthy humans. Journal Nutrition 2006;136(1):34-38.
  193. Pasquali, D; Maiorino, M I; Renzullo, A; et al; Female sexual dysfunction in women with thyroid disorders. Journal Endocronology Investigation 2013;36(9):729-33.
  194. Oppo, A.; Franceschi, E.; Atzeni, F.; et al; Effects of hyperthyroidism, hypothyroidism, and thyroid autoimmunity on female sexual function. Journal Endocronology Investigation 2011;34(6): 449-453.
  195. Zagrodzki P, Przybylik-Mazurek E; Selenium and hormone interactions in female patients with Hashimoto disease and healthy subjects. Endocribe Research 2010;35(1):24-34.
  196. Tagawa N, Tamanaka J, Fujinami A, et al; Serum dehydroepiandrosterone, dehydroepiandrosterone sulfate, and pregnenolone sulfate concentrations in patients with hyperthyroidism and hypothyroidism. Clinical Chemistry 2000;46(4):523-528.
  197. Apostolopoulou M, et al; Age, weight and obesity. Maturitas 2012;71(2):11511-11519.
  198. Genazzani AR, Pluchino N; DHEA therapy in postmenopausal women: the need to move forward beyond the lack of evidence. Climacteric 2010;13(4):314-316.
  199. Morrison MF, Redei E, TenHave T, et al; Dehydroepiandrosterone sulfate and psychiatric measures in a frail, elderly residential care population. Biological Psychiatry 2000;47(2):144-150.
  200. Karakoc, Ayhan, HA; Cortisol and Thyroid Hormones in AntiAging Therapy. Turkiye Klinikleri Tip Bilimleri Dergisi 2008;28(6):S82-S83.
  201. Vallée M, Mayo W, Le Moal M; Role of pregnenolone, dehydroepiandrosterone and their sulfate esters on learning and memory in cognitive aging. Brain Research Reviews 200;37(1-3):301-312.
  202. Yao Z-X, Brown RC, Teper G, et al; 22R-Hydroxycholesterol protects neuronal cells from β-amyloid-induced cytotoxicity by binding to β-amyloid peptide. Journal Neurochemistry 2002;83(5):1110-1119.
  203. Zagrodzki P, Przybylik-Mazurek E, Selenium and hormone interactions in female patients with Hashimoto disease and healthy subjects. Endocrine Research 2010;35(1):24-34.
  204. Formby B, Wiley TS; Progesterone inhibits growth and induces apoptosis in breast cancer cells: invers0e effects on Bcl-2 and p53. Annals Clinical Laboratory Science 1998;28(6):360-369.
  205. Hayden RE, Pratt G, et al; Treatment of primary CLL cells with bezafibrate and medroxyprogesterone acetate induces apoptosis and represses the pro-proliferative signal of CD40-ligand, in part through increased 15dDelta12,14,PGJ2. Leukemia 2009;23(2):292-304.
  206. Hilton HN, Kalyuga M, et al; The antiproliferative effects of progestins in T47D breast cancer cells are tempered by progestin induction of the ETS transcription factor Elf5. Molecular Endocrinology 2010;24(7):1380-1392.
  207. Ott J, Pecnik P, Promberger R, et al; Dehydroepiandrosterone in women with premature ovarian failure and Hashimoto’s thyroiditis. Climateric 2014;17(1):92-96.
  208. Genazzani AR, Stomati M, Valentino V, Pluchino N, Pot E, Casarosa E, Merlini S, Giannini A, Luisi M; Effect of 1-year, low-dose DHEA therapy on climacteric symptoms and female sexuality. Climacteric 2011;14(6):661-668.
  209. Hampl R, Sulcová J, Bílek R, Hill M; How short-term transdermal treatment of men with 7-oxo-dehydroepiandrosterone influence thyroid function. Physiol. Res., 2006;55(1):49-54.
  210. Lardy H, Partridge B, Kneer N, Wei Y; Ergosteroids: induction of thermogenic enzymes in liver of rats treated with steroids derived from dehydroepiandrosterone. Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America 1995;92(14):6617-6619.
  211. Shifren JL, Braunstein GD, Simon JA, et al; Transdermal testosterone treatment in women with impaired sexual function after oophorectomy. New England Journal Medicine 2000;343(10):682-688.
  212. Kenny AM, Boxer RS, et al; Dehydroepiandrosterone combined with exercise improves muscle strength and physical function in frail older women. Journal of the American Geriatrics Society 2010;58(9):1707-1714.
  213. Weiss EP, Shah K, Fontana L, Lambert CP, Holloszy JO, Villareal DT; Dehydroepiandrosterone replacement therapy in older adults: 1- and 2-y effects on bone. Am. J. Clinical Nutrition 2009;89(5):1459-67.
  214. Ritsner MS, Gibel A, Shleifer T, et al; Pregnenolone and dehydroepiandrosterone as an adjunctive treatment in schizophrenia and schizoaffective disorder: an 8-week, double-blind, randomized, controlled, 2-center, parallel-group trial. Journal Clinical Psychiatry 2010;71(10):1351-62.
  215. Casson PR, Faquin LC, Stentz FB, et al; Replacement of dehydroepiandrosterone enhances T-lymphocyte insulin binding in postmenopausal women. Fertility and Sterility 1995;63(5):1027–1031.
  216. Sulcova J, Hill M, Masek Z, et al; Effects of transdermal application of 7-oxo-DHEA on the levels of steroid hormones, gonadotropins and lipids in healthy men. Physiological Research 2001;50(1):9-18.
  217. Nelson R, Herron M, Weeks C, Lardy H; Dehydroepiandrosterone and 7-keto DHEA augment interleukin 2 (IL2) production by human lymphocytes in vitro. The 5th Conference on Retroviruses and Opportunistic Infections. Chicago, IL, 1998;598:49.
  218. Ischiropoulos H, Zhu L, Chen J, et al.; Peroxynitrite-mediated tyrosine nitration catalyzed by superoxide-dismutase. Archives Biochemistry and Biophysics 1992;298(2):431-437.
  219. Kong Sk, Yim MB, Stadtman ER, et al.; Peroxynitrite disables the tyrosine phosphorylation regulatory mechanism by nitrating the tyrosine residue – tyrosine kinase fails to phosphorylate nitrated tyrosine. FASEB Journal 1995;9(6):A1303-A1303.
  220. Berlett BS, Yim MB, Chock PB, et al. Peroxynitrite-provoked nitration of tyrosine residues in glutamine-synthetase causes changes in regulatory properties similar to those obtained by atp-dependent adenylylation. FASEB Journal 1995;9(6):A1479-A1479.
  221. Sakihama Y, Maeda M, Hashimoto M, et al; Beetroot betalain inhibits peroxynitrite-mediated tyrosine nitration and DNA strand cleavage. Free Radical Research 2012;46(1):93-99.
  222. Chericoni S, Prieto JM, Iacopini P, et al; Essential oils of commonly used plants as inhibitors of peroxynitrite-induced tyrosine nitration. Fitoterapia 2005;76(5):481-483.
  223. Rose P, Widder S, Looft J, et al; Inhibition of peroxynitrite-mediated cellular toxicity, tyrosine nitration, and alpha(1)-antiproteinase inactivation by 3-mercapto-2-methylpentan-1-ol, a novel compound isolated from Allium cepa. Biochemical and Biophysical Research Communications 2003;302(2):397-402 .
  224. Ippoushi K, Itou H, Azuma K, et al;  [6]-Gingerol inhibits nitric oxide synthesis in activated macrophges and prevents peroxynitrite-induced tyrosine nitration of protein and oxidative DNA damage. Free Radical Biology and Medicine 2002;33(1):S202-S202.
  225. Christen S, Woodall A, Shigenaga MK, et al; Gamma-Tocopherol traps mutagenic electrophiles such as NOx and complements alpha-tocopherol: Physiological implications. Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America 1997;94(7):3217-3222.
  226. Kumar SS, Priyadarsini KI, Sainis KB; Inhibition of peroxynitrite-mediated reactions by vanillin. Journal of Agricultural and Food. Chemistry 2004;52(1):139-145.
  227. Nakagawa H, Sumiki E, Takusagawa M, et al; Scavengers for peroxynitrite: Inhibition of tyrosine nitration and oxidation with tryptamine derivatives, alpha-lipoic acid and synthetic compounds. Chemical and Pharmaceutical Bulletin 2000;48(2):261-265.
  228. Huang MH, Chu HL, Juang LJ, et al; Inhibitory effects of sweet potato leaves on nitric oxide production and protein nitration. Food Chemistry 2010;121(2):480-486.
  229. Ippoushi K, Azuma K, Ito H, et al; [6]-gingerol inhibits nitric oxide synthesis in activated J774.1 mouse macrophages and prevents peroxynitrite-induced oxidation and nitration reactions. Life Sciences 2003;73(26):3427-3437.
  230. Narang H, Krishna M; Inhibition of radiation induced nitration by curcumin and nicotinamide in mouse macrophages. Molecular and Cellular Biochemistry 2005;276(1-2):7-13.
  231. Bixby M, Spieler L, Menini T; et al; Ilex paraguariensis extracts are potent inhibitors of nitrosative stress: A comparative study with green tea and wines using a protein nitration model and mammalian cell cytotoxicity. Life Sciences 2005;77(3):345-358.
  232. Ippoushi K, Ito H, Horie H, et al; Mechanism of inhibition of peroxynitrite-induced oxidation and nitration by [6]-gingerol. Planta Medica 2005;71(6):563-566.
  233. Yokozawa T, Cho EJ, Rhyu DY, et al; Glycyrrhizae Radix attenuates peroxynitrite-induced renal oxidative damage through inhibition of protein nitration. Free Radical Research 2005;39(2):203-211.
  234. Rose P, Widder S, Looft J, et al; Inhibition of peroxynitrite-mediated cellular toxicity, tyrosine nitration, and alpha(1)-antiproteinase inactivation by 3-mercapto-2-methylpentan-1-ol, a novel compound isolated from Allium cepa. Biochemical and Biophysical Research Communications 2003;302(2):397-402.
  235. Schroeder P, Zhang H, Klotz LO, et al;  (-)-epicatechin inhibits nitration and dimerization of tyrosine in hydrophilic as well as hydrophobic environments. Biochemical and Biophysical Research Communications 2001;286(5):1334-1338.
  236. Deiana M, Aruoma OI, Bianchi MDP, et al; Inhibition of peroxynitrite dependent DNA base modification and tyrosine nitration by the extra virgin olive oil-derived antioxidant hydroxytyrosol. Free Radical Biology and Medicine 1999;26(5-6):762-769.
  237. Oldreive, C; Zhao, KC; Paganga, G; et al; Inhibition of nitrous acid-dependent tyrosine nitration and DNA base deamination by flavonoids and other phenolic compounds. Chemical Research in Toxicology 1998;11(12):1574-1579.
  238. Patil AD; Link between hypothyroidism and small intestinal bacterial overgrowth. Indian Journal of Endocrinology and Metabolism 2014;18(3):307-309.
  239. Lionetti E, Miniello VL, Castellaneta SP et ál; Lactobacillus reuteri therapy to reduce side-effects during anti-Helicobacter pylori treatment in children: a randomized placebo controlled trial. Alimentary Pharmacology & Therapeutics 2006;24(10):1461-1468.
  240. Gabrielli M, Lauritano EC, Scarpellini E, et ál; Bacillus clausii as a Treatment of Small Intestinal Bacterial Overgrowth. American Journal of Gastroenterology 2009;104(5):1327-1328.
  241. Cuoco L, Salvagnini M; Small intestine bacterial overgrowth in irritable bowel syndrome: a retrospective study with rifaximin. Minerva Gastroenterologica e Dietologica 2006;52(1):89-95.
  242. Zheng X, Lyu L, Mei Z; Lactobacillus-containing probiotic supplementation increases Helicobacter pylori eradication rate: Evidence from a meta-analysis. Revista Espanola de Enfermedades Digestivas 2013;105(8):445-453.
  243. Francavilla R, Polimeno L, Demichina A, et ál; Lactobacillus reuteri Strain Combination In Helicobacter pylori Infection A Randomized, Double- Blind, Placebo- Controlled Study. Journal of Clinical Gastroenterology 2014;48(59):407-413.
  244. Wang ZH, Gao QY, Fang JY; Meta-Analysis of the Efficacy and Safety of Lactobacillus-containing and Bifidobacterium-containing Probiotic Compound Preparation in Helicobacter pylori Eradication Therapy. Journal of Clinical Gastroenterology 2013;47(1):25-32.
  245. Bekar O, Yilmaz Y, Gulten M; Kefir Improves the Efficacy and Tolerability of Triple Therapy in Eradicating Helicobacter pylori. Journal of Medicinal Food 2011;14(4):344-347.
  246. Basu J, Sachdeva A, Nagpal J; Emerging Health Properties of Fermented Milk and Whey Proteins: Role in Helicobacter pylori Eradication. Journal of Clinical Gastroenterology 2009;43(10):1011-1012.
  247. Russo F, Linsalata M, Clemente C, et ál; Inulin-enriched pasta improves intestinal permeability and modifies the circulating levels of zonulin and glucagon-like peptide 2 in healthy young volunteers. Nutrition Research  2012:32(12):940-946.
  248. Heyman M, Terpend K, Menard S; Effects of specific lactic acid bacteria on the intestinal permeability to macromolecules and the inflammatory condition. Acta Paediatrica 2005;94(449):34-36.
  249. Bhabak KP, Mugesh G; Antithyroid Drugs and their Analogues Protect Against Peroxynitrite-Mediated Protein Tyrosine Nitration – A Mechanistic Study. Chemistry-A European Journal 2010;16(4):1175-1185.
  250. Fort P, Moses N, Fasano M, et al; Breast and soy-formula feedings in early infancy and the prevalence of autoimmune thyroid disease in children. Journal of the American College of Nutrition 1990;9(2):164-167.
  251. Jabbar MA, Larrea J, Shaw RA; Abnormal thyroid function tests in infants with congenital hypothyroidism: the influence of soy-based formula. Journal of the American College of Nutrition 1997;16(3):280-282.
  252. Bell DS, Ovalle F; Use of soy protein supplement and resultant need for increased dose of levothyroxine. Endocrine Practice 2001;7(3):193-194.
  253. Jenkins R, Burton Neil, Cooper R; Proteomic and genomic analysis of methicillin-resistant Staphylococcus aureus (MRSA) exposed to manuka honey in vitro demonstrated down-regulation of virulence markers.  Journal Antimicrobial and Chemotherapy, 2014;69(3):603-615.
  254. Akande EO; Plasma concentration of gonadotrophins, oestrogen and progesterone in hypothyroid women. British Journal of Obstetrics and Gynaecology 1975;82:552-556.
  255. Bradlow HL, Fukushima DK, Zumoff B, Hellman L, Gallagher TF; Influence of thyroid hormone on progesterone transformation in man. Journal Clinical Endocrinology and Metabolism 1966;26(8):831-834.
  256. Kubista E; Diagnosis and therapy of fibrocystic breast disease. Zentralblatt fur Gynakologie 1990;112(17):1091–1096.
  257. Lee SC, Kaunitz AM, Sanchez-Ramos L, Rhatigan RM; The oncogenic potential of endometrial polyps: a systematic review and meta-analysis. Obstetrics and Gynecology 2010;116(5):1197-205.
  258. Janssen OE, Mehlmauer N, Hahn S; et al; High prevalence of autoimmune thyroiditis in patients with polycystic ovary syndrome. Eur. J. Endocrinol., 2004;150(3):363-369.
  259. Tapiero H, Ba GN, et al; Estrogens and environmental estrogens. Biomedicine and Pharmacotherapy  2002;56(1):36–44.
  260. Ganopolsky JG, et ál; Probiotic Lactobacillus reuteri NCIMB 30242 reduces cholesterol and heart disease risk factors. Agro Food Industry Hi-Tech 2013;24(2):14-17.
  261. Barnett M, Bermingham E, McNabb W, et ál; Investigating micronutrients and epigenetic mechanisms in relation to inflammatory bowel disease. Mutation Research-Fundamental and Molecular Mechanisms of Mutagenesis 2010;690(1-2):71-80.
  262. Munoz-Najar U, Sedivy JM; Epigenetic Control of Aging. Antioxidants & Redox Signaling 2011;14(2):241-259.

10 Comments

  • Dios los bendiga, por esta informacion. Es de gran ayuda y da mucha espereranza de tener una vida normal. Gracias

  • Desde el pasado marzo estoy con medicación para el hipotiroidismo. Sufrí de hipertiroidismo auto inmune a los 17 años. Fui tratada durante dos años con neocarvimazole y levothroid combinados pues pase a tener hipertiroidismo e hipotiroidismo combinados. Actualmente tengo 44 años, un trabajo con basta te eX tres y dos hijos. He tenido la sintomatologia del hipotiroidismo desde hace muchos años, e incluso he sido tratada de depresión, afonía, etc. Mis embarazos han sido normales, planificados y por eso tome Folidoce con antelación, durante y hasta los tres meses posteriores. En esos embarazos apenas he ganado peso, entre los 8 y los 10 kilos. Me encontraba bien. Recuperaba mi peso sin problemas. Sin embargo, a los 3 o 4 meses los cambios se producían, comenzaba a tener síntomas de depresión, aumento de peso, grandes dificultades para adelgazar, cansancio, etc. A raíz de mi diagnóstico en marzo, he empezado a buscar información en la web y he comprendido que la mayor parte de mis síntomas coinciden con los de un hipotiroidismo. He comentado en muchas ocasiones a mi médica de cabecera mi cansancio, los dolores en mis muñecas y tobillos, la sequedad en la piel, el frío, las pocas pulsaciones, la falta de sudoración, … siempre las analíticas, me contestaba, eran normales, dentro de los márgenes, ahora se que rondaban los tsh de 5. En marzo, el tsh llego al 9.17. Me recetó Eutirox de 25, una al día pero no considero necesario enviarme al especialista. Para mi tranquilidad he ido a un particular que me aumento a 50, me ha realizado una eco grafía, en la que no se aprecian nódulos y una nueva analítica que incluye los anticuerpos antitiroideos, hierro, acido folico y vitaliana b12. El resultado fue que salieron disparados los anticuerpos y bajos los niveles de ferritina, ac fólico y b12. Como también tenía la ferrita en niveles muy bajos (10) me receto hierro y Folidoce durante un mes. De la lectura de este artículo, que agradezco enormemente, he podido deducir que es posible actuar sobre la respuesta auto inmune a través de la alimentación, he visto que la flora es importante y que se recomiendan los probioticos. En mi caso siempre he padecido de malas digestiones, lo que ha supuesto eliminar cafés, alcohol, chorizo, etc de mi dieta. La leche suele sentarme mal, solo tomo yogurt desnatado. Siempre he cuidado mucho mi alimentación evitando las grasas, comiendo a la plancha, etc pero no he conseguido adelgazar aun estando en dieta casi permanente. Desde mi último embarazo hace ocho años he ganado 16 kilos aproximadamente. Con Eutirox he bajado apenas 3, pero si lo he notado en cara (deshinchada) y muñecas (el dolor ha desaparecido). Llevo 10 días tomando hierro y ya me encuentro mejor, voy recuperando las energías. He visto que existen suplementos en las farmacias para reforzar las defensas, comentare esto con mi especialista aunque no tengo cita hasta dentro de tres meses. De todos modos, no tengo la sensación de que mi medica considere necesario bajar los niveles de anticuerpos. Se centra en conseguir mantener mi tsh en niveles normales. Por último, pedirte disculpas por la longitud de mi comentario y agradecerte enormemente tus artículos, que me han servido para dar luz a mi enfermedad. Ahora todo cobra sentido. Muchas gracias. Saludos, Amada

    • Sin conocer tu analítica y por lo que me dices, es correcto tomar el Eutirox, la vitamina B12, el fólico y el hierro.
      Considera tener en cuenta lo siguiente:
      En algunas personas, debido a una menor eficacia en una ruta metabólica de metilación, es más adecuado tomar metilcobalamina en vez de la cianocobalamina (vitamina B12) tradicional. Lo mismo para el ácido fólico, puede ser mejor el metilfolato.
      Con respecto al hierro te comento que su concentración en sangre depende de la ingesta de proteína. Puedes considerar tomar proteína de suero (22 gramos/día). Cuando se tiene deficiencia de hierro es bueno tomar coenzima Q10, pero en la forma de ubiquinol mejor que en la forma de ubiquinona tradicional además de la metilcobalamina y metilfolato.
      Es correcto eliminar de la dieta los productos industrializados que me comentas entre ellos la lactosa de la leche y el gluten del trigo. La mayoría de los alimentos industrializados tienen gluten. Aquí podrías considerar también disminuir la fructosa (el azúcar de la fruta) diaria a un máximo de 15 gramos.
      Finalmente, considera tomar el total de los complementos alimenticios que ayudan a mejorar el funcionamiento del tiroides. Puedes encontrarlo en http://www.biogalia.com con el nombre de “bg thyroid”.
      Espero que esto te ayude un poco más.

  • Mi más sincera enhorabuena al autor, imposible explicarlo mejor, harta de acudir a endocrinos que me dicen que no existe ninguna causa posible o ninguna acción que pueda hacer para mejorar mi salud, no me queda más que reiterarle mi felicitación por el impresionante artículo y recomendar su lectura a todos aquellos doctores que atienden a diaro a pacientes afectados por Hashimoto que sufren en silencio. GRACIAS.

  • Acabo de leer toda esta información y me parece interesantísima para los que tenemos tiroiditis autoinmune. Me gustaría preguntarle también si conoce algún endocrino u otro profesional en Galicia que trate el hipotiroidismo de Hashimoto desde el punto de vista que usted comenta aquí. Muchas gracias y enhorabuena por la información que nos da

    • Gracias.
      Cualquier endocrino especialista en tiroides puede tratar la tiroiditis autoinmune (Hashimoto). El tratamiento es Eutirox. El especialista te vigilará la cantidad diaria en función del análisis de anticuerpos antitiroideos en sangre.
      Puedes considerar ver en la página http://www.biogalia.com el producto natural “bg thyroid” como una ayuda al tratamiento.

      • Estuve consultando en la página de biogalia el producto que comenta “bg thyroid” y tiene l-tiroxina ¿no tendré ningún problema con el eutirox 25 mg que estoy tomando?

        • El “bg thyroid” contiene L-Tirosina, pero no contiene L-Tiroxina. La diferencia es de solo una “x”. Pocas moléculas en el mundo biológico tienen esta diferencia tan pequeña de una sola letra, pero así ocurre con estas dos moléculas. La L-Tiroxina es una hormona tiroidea. La L-Tirosina es uno de los 20 aminoácidos que está en muchos de los alimentos que comemos normalmente. No es esencial para vivir, pero tiene funciones importantes en el cuerpo ya que es un precursor de las hormonas tiroideas, de la melanina y de la adrenalina, dopamina y la noradrenalina.
          Puedes tomarlo sin problemas ya que como comenté, se encuentra en los alimentos. La ventaja en un complemento alimenticio es que está biodisponible y su efecto está más controlado.

  • Buenos días, tengo tiroiditis de Hashimoto y una reciente diagnosticada intolerancia al gluten. Leo su artículo y me siento totalmente reflejada, déficit de vitamina d, déficit de hierro… Estoy tomando Levotiroxina 50 pero no logro dar con un endocrino que me haga un estudio completo. De hecho, los análisis de anticuerpos me los pidió mi médico de cabecera y todos los endocrinos que he consultado me dicen que me acompañarán de por vida y que no hay que estar pendiente de ellos. Voy a probar con el complemento bg thiroid que aconsejan pero me gustaría saber si conoce algún endocrino en Madrid que hagan estudios mas completos relacionados con toda la investigación que trata en su artículo. Muchas gracias.